miércoles, 24 de abril de 2019 20:10
Politica

Un dueño de Petromiralles niega haber utilizado una sociedad instrumental para defraudar 8 millones de IVA

|

José María Torrens, uno de los dueños del Grupo Petromiralles acusado de cuatro delitos contra la Hacienda Pública y un delito de blanqueo, ha negado este lunes haber utilizado la empresa Hercobús como sociedad instrumental para defraudar casi ocho millones de euros en IVA de hidrocarburos en los años 2009 y 2010 para blanquearlos después.

A preguntas de la Fiscalía y la Abogacía del Estado en el juicio ante la Sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, Torrens ha admitido que conoce de toda la vida al propietario y administrador de Hercobús, Emili Miramunt, también acusado en este procedimiento y le considera "casi como un hermano". Además, ha explicado que éste no tenía conocimientos del sector de los hidrocarburos antes de hacerse cargo de esta empresa y que Petromiralles era su "único proveedor" de carburante.

También ha reconocido que Miramunt hizo trabajos para el Grupo Petromiralles, pero que no estaba contratado en nómina. Aunque tenía "una mesa y un ordenador" en la empresa, iba "cuando quería" y sólo "se encargaba de asuntos de publicidad", aunque no ha sabido decir durante cuántos años.

Pedro Torrens, el otro dueño del Grupo Petromiralles y acusado de los mismos delitos, ha querido aclarar en primer lugar que, aunque posea el 50% de la empresa, él nunca se dedicó a la labor financiera de la empresa. A continuación, ha confirmado que Miramunt era un amigo de la familia y que había cuidado de sus padres antes de dedicarse a la administración de Hercobús.

NO SABE NI DÓNDE ESTABA LA SEDE
Este extremo ha sido confirmado por el propio Miramunt, quien ha asegurado que nunca ha estado contratado por el Grupo Petromiralles y que le dieron una mesa y un ordenador fue "a modo de colaboración". Después, compró Hercobús, pero no ha sabido decir dónde estaba la sede social de la empresa; de hecho, ha admitido que nunca estuvo allí físicamente.

Según Emili Miramunt, el gestor de Hercobús era Mohammad Reza Manbachi y cree que la compañía no tenía más trabajadores. También ha explicado que nombró a Brian Ruffle --actualmente en rebeldía-- como administrador porque tuvo lugar "un hecho grave" en su familia y no podía dedicarse a la empresa, si bien ha dicho no recordar el año.

El acusado ha dicho que contrató a Ruffle tras un par de encuentros y varias llamadas telefónicas, pero aparte de eso no le conocía de nada. "Decidí dejar la administración y dársela a él porque veía que la posiblidad de negocio no avanzaba", ha argumentado.

En cuanto a los impagos del IVA, Miramunt ha asegurado que no sabía que se estaban produciendo, pero que se lo "temía" porque veía "cómo los ingresos iban bajando y el coste del producto subía", por lo que dedujo que "algo se estaba quedando sin pagar".

"A VECES LAS MEDIDAS DESESPERADAS DAN RESULTADOS"
Y en cuanto a la compra de un terreno en Irán --que la Fiscalía señala como una de las posibles operaciones utilizadas para blanquear los impagos del IVA de hidrocarburos--, Miramunt ha dicho que la oferta se la hizo Manbachi y que le pareció una "medida desesperada" para "pagar las deudas y el IVA". "Pero a veces las medidas desesperadas dan resultados", ha justificado.

Los hermanos Torrens, Miramunt y Manbachi están acusados de los mismos delitos, por los que la Fiscalía solicita 9 años de prisión. Aparte, la fiscal reclama 3 años de cárcel para otros dos acusados, Jaume Areny y Morteza Manbachi, así como una multa de ocho millones de euros.

Este entramado dirigido a defraudar el IVA de hidrocarburos se investigó en una pieza aparte dentro de la causa principal, aún pendiente de juicio en la Audiencia Nacional, por la que los hermanos Torrens se enfrentan a condenas mayores por un fraude de este impuesto entre 2011 y 2013 que asciende a 147 millones de euros. Esta actividad ilícita les permitía vender la gasolina un precio más bajo que el de sus competidores.

De momento, los hermanos y otros ocho acusados se sientan en el banquillo de los acusados por el fraude anterior, que asciende a 7,89 millones de euros, "cantidad que con la finalidad de incorporarla en el circuito comercial lícito, requiere de una actividad posterior de desvíos de fondos (autocontratos)", explica la Fiscalía.

Esta "elusión de tributos" del Grupo Petromiralles, añade el escrito de acusación, se hacía a través de Hercobús, una empresa "de carácter meramente instrumental, carente de trabajadores". Para la fiscal, los "verdaderos administradores" de esta compañía eran los hermanos Torrens, ya que fueron estos los que hicieron la aportación de un millón de euros "sin la cual" Hercobús "no podría haber desarrollado su actividad".

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil