sábado, 16 de febrero de 2019 01:59
Internacional

Maduro: "​No queremos migas, alimentos tóxicos, restos de comida"

|

Nicolás Maduro dice que Venezuela "tiene toda la capacidad para satisfacer las necesidades de su pueblo", y culpa a las sanciones de Estados Unidos por las dificultades experimentadas por sectores de la población.


"Venezuela no es un país hambriento", dijo Nicolás Maduro en una entrevista publicada este martes 12 de febrero en la televisión británica BBC, negándose a aceptar información de varias agencias internacionales de que más de dos millones de personas han abandonado el país en los últimos años debido a las enormes dificultades que enfrentan para sobrevivir.


"Las cifras oficiales dicen que más de 800.000 personas han abandonado el país en los últimos dos años por razones económicas", dijo, lanzando la responsabilidad de esta huida a la presión internacional y a las sanciones a las que ha sido sometido el país.


"Esta campaña de emigración en Venezuela ha sido exagerada. Venezuela es un país que recibe inmigrantes, pero no se dice eso, no se demuestra eso", dijo el presidente electo de Venezuela. "Hay más de diez millones de inmigrantes que llegan a Venezuela cada año", dijo Nicolás Maduro.


Nicolás Maduro levanta el dedo


Por eso el presidente electo repitió que no permitirá la ayuda humanitaria a Venezuela, considerando que es una puerta de entrada a una intervención militar estadounidense, y acusó al gobierno estadounidense de "banda de extremistas".


Nicolás Maduro dijo que esperaba que la "banda de extremistas de la Casa Blanca fuera derrotada por una poderosa opinión pública mundial".


El presidente electo de Venezuela sigue diciendo que la ayuda humanitaria enviada por Estados Unidos, con alimentos y medicinas, es sólo "una farsa" y un pretexto para una intervención militar que está decidido a no permitir.


"No queremos migajas, alimentos tóxicos, restos de comida", dijo Maduro, refiriéndose a los camiones de ayuda humanitaria con base en Estados Unidos estacionados en Colombia esperando autorización para entrar a Venezuela.


Maduro considera que el gobierno de Estados Unidos tiene intereses oscuros, y cuando se le preguntó si creía que el presidente Donald Trump era un "supremacista blanco", respondió: "Sí, lo es, pública y abiertamente. Nos odian, nos desprecian, porque sólo les importan sus intereses privados".


Maduro también rechazó la idea de que más de 50 países reconozcan la autoridad del autoproclamado presidente interino, Juan Guaidó. "¡¿Cincuenta?! ¿De dónde sacaron este número? ¿Dónde vas a encontrar estos números? dijo Nicolás Maduro, diciendo que hay una campaña mediática internacional contra su gobierno legítimo.


En cuanto a la programación de las elecciones presidenciales, Maduro responde que no ve racionalidad en repetir una elección que ganó en mayo de 2018, y rechaza la idea de que permanezca en el poder porque cuenta con el apoyo de los militares.


"Este es otro mito que se creó en esta campaña contra mí. Las Fuerzas Armadas Nacionales Bolivarianas son estructuralmente humanitarias. Son bolivarianos. Son democráticos", dijo el Presidente electo, explicando que siempre estarán del lado de gobiernos democráticamente legitimados.


En una entrevista con la BBC, Nicolás Maduro no se preocupó por una posible intervención militar estadounidense, diciendo que nunca sería un problema.


"(Los EE.UU.) puede desplegar un millón de soldados. (...) No es un problema. Defenderemos a Venezuela y nos aseguraremos de que sea respetada", dijo Maduro.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil