miércoles, 18 de septiembre de 2019 23:43
Sociedad

La obsesión por tener un pene más grande, un problema nacional en Papúa Nueva Guinea

|

Los médicos de Papúa Nueva Guinea se enfrentan a un problema nacional, ya que miles de hombres sufren los efectos de alargamientos de pene mal hechos.


Muchos hombres que se han inyectado  en su miembro una variedad de sustancias,como silicona, aceite de coco, aceite para bebés y aceite de cocina.


Un médico de Port Moresby, la capital del país, señala que en los últimos dos años su clínica había tratado a más de 500 hombres que sufrían los efectos de inyecciones en el pene poco aconsejables.


Los resultados pueden ser alteraciones que van desde úlceras dolorosas que eventualmente revientan, hasta hinchazón y protuberancias en el pene y los testículos, y en algunos casos impotencia de por vida.


Akule Danlop, cirujano de un hospital en Port Moresby, dice a 'The Guardian': "La mayoría de ellos tienen masas anormales y protuberantes que crecen sobre el pene y que a veces afectan al escroto".


"Un buen número llegan con úlceras, que eventualmente se abren. Algunos tienen dificultades para orinar porque el prepucio está tan hinchado que no se contrae", señala.


El cirujano comenta que había tratado desde niños 16 años hasta a hombres de más de 55, y que la imagen era la misma en todo el país.


"Hay hombres que tienen trabajos respetables como trabajar en bufetes de abogados", comenta.


Ha tenido que operar a unos 90 hombres para tratar la hinchazón, los bultos anormales y para tratar de reparar el daño al tejido eréctil.


"Predominantemente se arrepienten de lo que han hecho", indica.


Danlop también estimó que el número de hombres que se están sometiendo a estos tratamientos es mucho mayor de lo que indican las cifras de admisiones, ya que muchos hombres pueden no estar dispuestos a buscar ayuda médica.


Pero el creciente número de personas que acuden a los hospitales también es problemático, ya que están agotando los recursos médicos.


"Hay cáncer, hay otras condiciones [que necesitan tratamiento]. Es un poco frustrante ver estos casos cuando hay otras personas que merecen [ayuda] y luego estas personas se están causando daño, se lo hacen a sí mismas", lamenta.

COMENTAR



Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil