miércoles, 20 de noviembre de 2019 12:51
Deportes

Operación Oikos: ¿Cómo se "compra" un partido de fútbol?

|

Nuevas reglas del fútbol




'Un día oscuro para el fútbol'. La portada del Marca es un ejemplo paradigmático de cómo la Operación Oikos cayó como una bomba, con un total de 11 arrestos y cinco identificaciones debido a una red de partidos de fútbol combinados que pueden haber alcanzado la Primera División.


El hecho de que se trate de cuatro jugadores (dos retirados, uno que dejó de jugar esta temporada y otro que sigue activo) y el presidente de la Huesca relegada maximiza el impacto de la trama pero, como se puede ver desde los primeros detalles de lo que está en juego, se trata de un esquema que no tiene nombre, ni identidad, ni nacionalidad, y que puede ocurrir en cualquier país o campeonato del mundo.


'El País' realiza un esquema gráfico del funcionamiento de una red de este tipo, poniendo como ejemplo el juego entre Huesca y Nástic, de la 41ª jornada de la Segunda División, que se encuentra en el epicentro de toda esta Operación Oikos, que llevará este jueves a los implicados a los tribunales para conocer las medidas de coerción que aplicará el juez.


- Primer paso, elegir un juego. 


Al principio o al final de la temporada, con apuestas en varias casas diferentes para maximizar el "premio" y reducir el riesgo de llamar la atención (si se tratara de una sola y con grandes cantidades de dinero en juego, despertaría sospechas, como fue el caso de la avenida Feirense-Río, que vio canceladas las apuestas durante el día, primero en Placard y luego en otras casas). Huesca-Nástic fue a la ronda 41 y tuvo un flujo anormal detectado por las autoridades de apuestas tanto en Ucrania como en Asia.


- Segundo paso, hacer apuestas combinadas. 


Para tener más rentabilidad en la victoria final, en lugar de una simple apuesta por el resultado, no se trata sólo de un resultado final, sino de cuatro situaciones de juego paralelas: resultado en el entretiempo, resultado al final del partido, al menos 15 esquinas y un cierto número de cartas. En el caso de Huesca-Nástic, que llegó sin goles en el descanso, hubo una diferencia de casi 30 puntos entre los dos equipos, pero los visitantes, que luchaban por salir del descenso, lograron ganar.


- El tercer paso fue hacer un primer contacto con los jugadores. 


Por lo general, el miembro de la brigada involucrado en el esquema contactado es el capitán y, si la combinación es aceptada, se discuten los valores en cuestión (siempre con dinero en efectivo, sin transferencias). Es entonces cuando el atleta y las apuestas avanzan.


-Cuarto paso, las cuentas finales. 


Al final del partido, y si todo ha salido según lo previsto (en este caso concreto, Huesca mantuvo el nulo en el descanso y perdió por 1-0 al final contra Nástic), el dinero restante se entrega a los participantes en el esquema, con lo mucho que se ganó en esa (improbable) apuesta combinada.



Este es el esquema que llevó al Ministerio Público a poner en marcha el caso, que en estos momentos cuenta con un total de 21 personas investigadas, siendo los más mediáticos Raúl Bravo, los tres atletas (o ex atletas) restantes y el presidente de Huesca. 


'El Español' informa que algunos miembros de la familia están involucrados en hacer apuestas en nombre de otros. 'Marca', que además añade a los defensas centrales y porteros como figuras más "buscadas" además de los capitanes de los equipos para poner en marcha estos esquemas, habló con el jefe del área de la Liga por la Integridad, Iñaki Arbea, que también es inspector jefe de la policía y estuvo a cargo del caso de Osasuna, que vivió una situación similar.


"Lo primero que hay que hacer cuando hablamos de juegos combinados es la prevención. Visitamos todos los vestuarios de la Primera, Segunda, Segunda, Segunda B, Tercera División, Liga Iberdrola [Liga Femenina] y Liga Nacional de Futsal. Les enseñamos a todos lo que no pueden hacer y les damos guías básicas sobre cómo actuar cuando se enfrentan a una situación como ésta. Y funciona mejor de lo que parece", explica antes de detallar el sistema TYCHE utilizado por la competencia, que consigue controlar a todas las casas de apuestas disponibles: "Es un sistema de alerta que va de cero a cinco en la medición de flujos. Si pasa de dos, es un movimiento sospechoso que activa las alarmas. Huesca-Nástic tenía entre cuatro y cinco años. En estos casos, se recogen los datos, se elabora un informe y se presenta una denuncia a la Policía Nacional".


Sin embargo, no todo puede ser lineal y detectable por una ecuación o sistema. Desde el principio, porque hay dos matices más evidentes: 1) hay casas de apuestas ilegales que escapan a este control; 2) porque si hay reuniones en las que el único objetivo es ganar dinero, hay otras que también tienen que ver con objetivos deportivos - y que se pueden pagar de otra manera.


"Si hubiera capacidad de investigación, 200 futbolistas podrían ser atrapados en esta red cada temporada por muy poco dinero. Hay muchos casos, pero pocos son capturados porque es necesario demostrar culpabilidad en redes muy complejas", dijo a 'El Confidencial' Jorge Sevillano, un policía experto en prevención del crimen que señala más a las divisiones inferiores "donde hay gente que tiene hambre y que ni siquiera paga la Seguridad Social". 


"Cuanto mayor es el peligro, mayores son las necesidades económicas de los implicados", añade. En cuanto al perfil de los responsables de estas operaciones, la descripción encaja perfectamente con figuras como Raúl Bravo, un ex internacional español que fue campeón de Europa en el Real Madrid. "Siempre es el mismo tipo de figura: un futbolista más veterano o que ha dejado de jugar, ha estado en varios clubes y sabe cómo llegar a los objetivos. Dicen que está bien, que nadie lo sabrá, que no pasa nada y que creen porque conocen a ese viejo jugador", comenta sobre las complejidades de estos goles.


Según 'ABC', Mikel López de Torre, presidente de la Asociación Española de Juegos Digitales (Jdigital), sostiene que España no es el país con más casos como éste, sino uno de los países que más hace para poner fin a este problema, en comparación con lo que está ocurriendo en términos generales en la Unión Europea. Al mismo tiempo, complementa toda la información con otro hecho que hace más difícil que las autoridades lleguen a la prueba para denunciar todos estos esquemas: la "ley del tapón de corcho" que suele prevalecer en los vestuarios de los equipos, y es muy raro que un jugador señale cualquier sospecha o acercamiento directo. También en este aspecto, todo depende del tipo de estación en cuestión, con mejor o peor ambiente entre atletas, entrenadores y managers.


COMENTAR



Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil