jueves, 2 de abril de 2020 11:53
Ciencia e investigación

Las ratas topo africanas tienen un gen 'mutante' que las inhiben del dolor

|

Las ratas topo africanas tienen genes 'mutantes' que hacen que no sientan dolor, han descubierto los científicos.


Gracias a esta adaptación, estos roedores pueden vivir sin problemas junto a hormigas venenosas que producen dolorosas picaduras y comer raíces picantes que otras ratas topo odian.


Los científicos quieren copiar su capacidad de desactivar ciertos genes para crear analgésicos más eficaces para personas que luchan contra molestias crónicas.


Rata topo africana


Investigadores del Centro Max Delbrück de Medicina Molecular estudiaron nueve especies de ratas topo y probaron cómo responden a sustancias que suelen causar una breve sensación de quemazón en los mamíferos, según el artículo publicado en 'Science'.


Estas sustancias eran ácido clorhídrico diluido, un extracto de chile llamado capsaicina e isotiocianato de alilo (AITC) que da al wasabi su sabor picante.


Eligieron estas sustancias porque las ratas topo están naturalmente expuestas a ellas en la naturaleza.


Tres especies de ratas topo fueron insensibles al ácido clorhídrico y dos especies no mostraron evidencia de dolor después de que se les inyectó una solución de capsaicina en la pata. 


"Otros levantaron brevemente la pata, o la lamieron, lo que nos muestra que esos animales sintieron una breve sensación de dolor", señala el doctor Lewin.


Sin embargo, sólo una especie de rata, llamada la rata topo de Highveld, del este de Sudáfrica, no sintió dolor cuando tuvo contacto con AITC, que se encuentra en las raíces y es una de las principales fuentes de alimento de la rata.


El investigador principal Gary Lewin lo describe como un "hallazgo emocionante". "El AITC ataca los aminoácidos en el cuerpo y puede destruir las proteínas. Es por eso que todas las otras especies que conocemos evitan entrar en contacto con la sustancia".


EL "CANAL WASABI"


Para averiguar por qué sucede esto, los investigadores tomaron muestras de tejido de las nueve especies y compararon 7,000 genes dentro de ese tejido.


Encontraron que la actividad de dos genes había sido alterada en animales que eran resistentes al dolor. Estos genes contienen el plano de los canales iónicos TRPA1 y NaV1.7.


Muchas especies han degradado el gen de este canal para que no sientan dolor cuando comen raíces picantes. Sin embargo, el "canal wasabi" es el único que está completamente desconectado para la rata topo de Highveld.


Cuando los científicos bloquearon el canal al darle al roedor medicamentos específicos, de repente se volvió sensible al AITC de nuevo. Sin embargo, sólo un día después volvieron a la normalidad y podrían masticar raíces sin sentir nada.


"De los miles de genes que observábamos, obviamente habíamos encontrado el gen responsable de la extraordinaria resistencia al dolor de la rata topo de Highveld", dice Lewin.


Las ratas topo de Highveld a menudo comparten sus madrigueras con Myrmicaria natalensis, comúnmente conocida como la hormiga de cola de gota de Natal. Cuando este veneno de hormiga fue inyectado en sus patas, todas las especies de ratas topo en el estudio experimentaron un breve momento de dolor -excepto la rata topo de Highveld-.


"A lo largo del curso de la evolución, la rata topo de Highveld ha adquirido claramente un gen altamente activo para un solo canal iónico, lo que le ha permitido hacer su hogar en lugares que son evitados por otras especies de ratas topo", señala Lewin.


"Los conocimientos de nuestros estudios sobre estos animales deberían ayudar, entre otras cosas, en el desarrollo de nuevos medicamentos para aliviar el dolor".

COMENTAR

Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil