domingo, 17 de noviembre de 2019 18:32
Opinión

'LA DIADA ES NUESTRA', UNA FRASE MUY PARECIDA A LA DE FRAGA

Carmen P. Flores
Carmen P. Flores
Directora de Pressdigital

Directora de PressDigital

Por fin, como las frutas maduras que caen de los árboles, la Fiesta Nacional de Catalunya -conocida ya como la dividida- ha caído del calendario de septiembre: Mucho ruido y las "nueces" justas, que diría mi vecino.


Diada de Catalunya2019 imagen 6


Según la Guardia Urbana de Barcelona, que ha sido espléndida otorgando la cifra de 600.000 participantes en la concentración, es la cifra más baja desde 2012, cuando empezaron los independentistas a robarle la fiesta a los que piensan distinto a ellos, que son una mayoría: los expulsaron sin más y, como dijo en su día Fraga aquella famosa frase "la calle es mía", ahora se traza en "la Diada es nuestra", aplicando la dedocracia.


Con el control total de la Diada, la ANC también se ha convertido en la inquisidora de las empresas que no apoyan su proyecto excluyente y llama a los ciudadanos -que ellos dicen controlar- al boicot a las mismas sin importarles que las personas que trabajan en esas empresas son catalanes -¿de tercera?-. La Diada se ha transformado en un despropósito tal que pone los pelos de punta a la mayoría de la ciudadanía. Algunos hablan de una "empresa" muy lucrativa -que explota la ANC- para esos "nuevos" empresarios que han visto el negocio muy rápido con ropa, zapatillas, chapas, cervezas, ratafía, productos alimentarios y otros que irán surgiendo aprovechándose de los sentimientos de los que creen en el proyecto y que no hacen otra cosa que fortalecer económicamente a las empresas que están por la independencia.


¿Alguien ha hecho el cálculo de cuánto dinero ha recogido la ANC con los productos patriotas, teniendo en cuenta que solo la camiseta costaba 15 euros? Seguro que unos cuantos millones de euros.


Los discursos, sin políticos de partidos, han puesto de manifiesto que se sigue con el mismo repertorio de siempre, haciendo gala de lo fuertes que son, de que la manifestación también es una "herramienta de país" y que ya han conseguido unas cuantas más, como por ejemplo hacerse con la presidencia de la Cámara de Comercio, con un presidente que más parece representar al activismo que a la defensa de los intereses de las empresas, así como al comercio que tan preocupado está por la situación política, económica y social.


Unas 600.000 personas han participado de su Diada, muchas de las cuales eran niños -¿cuántos?- a los que les inculcan una determinada ideología que pueden interpretar como animadversión hacia España que no es nada saludable -¿adoctrinamiento?-, que en nada favorece su desarrollo personal y la convivencia con otros compañeros y amigos.


A los niños hay que dejarlos que disfruten de esa etapa de la vida. Cuando sean mayores ya escogerán sus preferencias ideológicas. Creo que llevarlos a este tipo de actos no les beneficia. La Diada festiva y familiar de antes no tiene nada que ver con la de los últimos años, cosa que lamentan muchos catalanes.


Es significativo que en una TV realicen entrevistas a algunas personas que estaban en la manifestación y hablaban de por qué eran independentistas y explicaban su versión. A una de ellas le preguntaron por qué hay gente que no está de acuerdo con el independentismo. Esta responde que "son los que no son catalanes, los que vienen de fuera". Vamos, que las personas que llevan toda su vida aquí que no son de la colla, no los consideran catalanes. Una visión muy cuadriculada que deja muy a las claras lo que se oculta detrás de la reivindicación de que solo quieren un referéndum. "El fascismo de los españoles que viven en Catalunya es infinitamente patético y repulsivo". Esta frase fue pronunciada en su día por el actual presidente de la Generalitat de Catalunya. Con este tipo de dirigentes políticos, que no son precisamente un ejemplo en nada, ¿qué se le va a pedir a determinadas personas?


Por cierto, reivindicar más democracia también supone respetar las leyes que la sustentan; lo contrario ya se sabe a lo que lleva...



Este es un artículo original publicado en catalunyapress.es

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil