sábado, 22 de febrero de 2020 05:42
Politica

La comisión acordada entre PSOE y Podemos para coordinar la coalición, todavía sin formar

|

Las portavoces de PSOE y Podemos, Adriana Lastra e Irene Montero, firman un protocolo de funcionamiento del acuerdo del Gobierno de coalición


El Gobierno de coalición Pedro Sánchez cumplió el pasado 13 de febrero un mes desde su formación sin haber constituido la comisión de coordinación acordada entre el PSOE y Unidas Podemos para vigilar el cumplimiento de los objetivos pactados, ir consensuando posiciones políticas, y gestionar sus posibles diferencias.

Se incumple así el compromiso que los dos partidos asumieron y plasmaron en un protocolo que desarrolla el modo de funcionamiento del Ejecutivo de coalición. Ese documento, firmado por los máximos responsables de los dos grupos parlamentarios, establecía que "en los primeros 30 días desde la conformación del Gobierno" de coalición se constituiría una Comisión Permanente de Seguimiento del Acuerdo.

Los objetivos de la comisión, que podrá llamarse también Mesa Permanente, serán "revisar el funcionamiento de la coalición y el cumplimiento de los objetivos propuestos, coordinar la acción entre ambos socios, unificar criterios y consensuar posiciones políticas para el desarrollo del programa de gobierno", según reza el protocolo.

El documento detalla hasta los miembros que compondrán esa comisión: dos representantes de la Presidencia del Gobierno; otros dos de la Vicepresidencia primera que dirige Carmen Calvo; otros tantos de la Vicepresidencia segunda de Pablo Iglesias; un representante de la Secretaría de Estado de Comunicación y otro del área de comunicación de la Vicepresidencia de Iglesias y, por último, un representante del Grupo Parlamentario Socialista y otro del Grupo confederal de Unidas Podemos.

Desde el PSOE se resta relevancia al hecho de que se haya incumplido el plazo del acuerdo porque existe un contacto permanente y fluido entre la portavoz parlamentaria socialista, Adriana Lastra, y el portavoz de los morados en el Congreso, Pablo Echenique. Y se atribuye el retraso a que el Gobierno acaba de echar a andar y ha estado embarcado en decisiones de calado.

La misma explicación ofrece Unidas Podemos. Fuentes del grupo parlamentario explican a Europa Press que sus planes pasan por constituir pronto este equipo, pero defienden que el Gobierno se está coordinando por el momento perfectamente, gracias al diálogo permanente con los socialista.

Este protocolo aspiraba a funcionar como una suerte de normas de convivencia que garantizasen la coordinación del primer Gobierno de coalición de la democracia actual, ante las posibles diferencias de criterio que puedan surgir fruto, por ejemplo, de la actividad parlamentaria.


CONTRADICCIONES PARA MANTENER LA UNIDAD DE ACCIÓN


Lo cierto es que en su primer mes de vida, el Ejecutivo no ha vivido episodios de conflicto por pareceres distintos entre sus dos almas y, de hecho, Sánchez ha manifestado, por boca de uno de los ministros de la cuota PSOE, su satisfacción por la posición "muy institucional" que perciben en los ministros de Unidas Podemos, como demostraron con sus aplausos al Rey en la apertura solemne de la actual legislatura.

Es más, estos aplausos al Rey representan una de las principales contradicciones que Unidas Podemos ha asumido en este primes mes de Gobierno, como precio por mantener la "lealtad institucional" y la "responsabilidad" de la que han querido hacer gala desde que Iglesias selló el acuerdo de coalición con el presidente Pedro Sánchez.

El partido morado y sus socios también han defendido en este tiempo el nombramiento de la exministra de Justicia Dolores Delgado como Fiscal General del Estado, y de José Félix Tezanos como presidente del CIS, a pesar de que hace meses pidieron la dimisión de ambos.

Unidas Podemos también aceptó tres veces junto al PSOE el criterio de los letrados del Congreso para rechazar que el Gobierno hiciera pública la hoja de servicios del expolicía franquista Antonio González Pacheco, alias 'Billy el Niño'.

No obstante, el líder de Podemos y vicepresidente segundo Iglesias reconoció públicamente esta decisión como un "error" y avanzó que la rectificarían. "Hay sapos que estoy dispuesto a comerme, ese no. Ese torturador va a tener que rendir cuentas", afirmó, dejando claro que no siempre van a posicionarse junto al PSOE.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil