martes, 18 de febrero de 2020 06:59
Politica

Cursach recurrirá al Supremo la sentencia que le condena por insultos al juez Penalva

|

El abogado Fernando Mateas y Bartolomé Cursach, el día en el que el empresario fue a entregar su pasaporte al Juzgado.

La defensa del empresario Bartolomé Cursach recurrirá ante el Tribunal Supremo la sentencia que le condena por insultos al juez Manuel Penalva. El fallo confirmado por la Audiencia Provincial le impone una multa de 9.000 euros y le obliga a indemnizar con 3.000 euros al magistrado.

Este viernes ha trascendido que la Audiencia ha rechazado el recurso de apelación planteado por la defensa del empresario, de manera que el Tribunal se muestra conforme con la resolución del Juzgado de lo Penal número 4 de Palma. La sentencia de instancia consideró probado que Cursach llamó "subnormal" a Penalva hasta en tres ocasiones en voz alta delante de los funcionarios judiciales.

En concreto, estas manifestaciones tuvieron lugar al comentar el empresario una entrevista de radio en la que el magistrado, ya apartado de la macrocausa, había expresado su preocupación por la indefensión de los testigos protegidos. Este episodio tuvo lugar en abril de 2018, cuando Cursach salió de la cárcel tras pagar una fianza millonaria, y acudió al Juzgado a entregar su pasaporte.

Manuel Penalva, titular del Juzgado de Instrucción número 12 de Palma, dirigió la investigación por presunta corrupción contra el empresario durante varios años y es el juez que le envió a prisión, donde estuvo más de un año en la cárcel.

En la sentencia de la Audiencia Provincial, la Sala refuta los seis motivos técnicos para la impugnación de la causa que había expuesto la defensa de Cursach. Entienden que hay "ánimo de injuriar" pues los insultos se realizaron en el juzgado donde Penalva es titular, en presencia de funcionarios del juzgado y en horario de audiencia pública.

CURSACH NEGÓ LOS INSULTOS
En su declaración en el juicio rápido que tuvo lugar a principios de julio de 2019, Cursach negó los insultos y aseguró que no usa "jamás" la expresión 'subnormal' por respeto a unos amigos y porque la considera de "muy mal gusto".

Esta es la segunda condena al empresario mallorquín. La primera fue en junio de 2018 por tenencia ilícita de armas. La Policía encontró una carabina apta para disparar y más de 600 cartuchos, durante un registro policial en una caseta de su finca.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil