sábado, 16 de enero de 2021 00:44
Portada

ES EL MOMENTO DE LOS JÓVENES SIN DESPRECIAR A LOS "VIEJOS"

|

Dicen que la combinación de factores produce mejores productos. Aplicando ese concepto a la política, la juventud y la experiencia es una buena formula para que un partido funcione bien y perdure en el tiempo. Hay muchas más cosas, evidentemente. Pero nunca debería olvidarse este binomio.


El expresidente del Gobierno Felipe González



En estos momentos, la política está viviendo momentos de cambios, que no tienen porque ser malos, pero los cambios hay que hacerlos midiendo bien las consecuencias que estos pueden acarrear en las formaciones, sobre todo en aquellas que lleva detrás más de cien años de vida, con una línea ideológica que se ha ido adaptando a los tiempos pero que nunca ha perdido su esencia.


El PSOE, formación con más de cien años de presencia en la vida de España está atravesando una crisis de identidad que tiene indignados a los que llaman algunos “la vieja guardia” y a muchos de sus votantes. Ser viejo en política- en la vida también- no quiere decir ser un trato inútil al que hay que dejar aparcado y además ponerle una cremallera para que esté calladito. Ser “viejo” es tener experiencia, y ver las cosas de otra manera que la juventud no siempre aprecia porque no las ha vivido. Los socialistas están inmersos en un debate casi clandestino que refleja muy bien aquella frase que ha quedado para la historia “el que se mueva no sale en la foto” atribuida a Alfonso Guerra y que sigue siendo vigente, no solo en el PSOE, sino en todos los partidos políticos, hasta los que se hacen llamar los más demócratas del mundo.


Pedro Sánchez necesita tener unos presupuestos Generales del Estado propios, nadie tiene la menor duda, pero no a cualquier precio. Su aprobación será posible con los votos – a un precio desorbitado- “decisivos” de ERC y Bildu, porque su socio de gobierno y presidente en la oposición, Pablo Iglesias, los considera socios “preferentes”, ante otros posibles aliados, caso de Ciudadanos que estaba dispuestos a apoyarlos. Esta situación y otras decisiones han hecho saltar a los históricos del partido, unos cuantos. Otros callan, aunque no estén de acuerdo, -intereses personales?- por pactar con un partido que ha estado estrechamente vinculado con la banda terrorista ETA y cuyas pretensiones, ya conocemos, son cargarse al Estado desde las instituciones y la independencia del País Vasco. Con esos objetivos, más la mochila que lleva colgada, es normal que la preocupación esté entre los socialistas “viejos” y que llegue hasta la indignación. Para ellos el socialismo es otra cosa bien distinta de la que se está aplicando ahora.


Adriana Lastra, la “joven” promesa, con estudios de Antropología social --sin terminar--, mano derecha de Sánchez y portavoz en el Congreso de los Diputados, ante las criticas por el pacto con Bildu, no se le ha ocurrido mejor cosa que decir “es el momento de los jóvenes”. No hace falta que les explique nada más, solo que Lastra de diplomática y consideración tiene bien poco. Felipe González le ha respondido de inmediato” a mí nadie me hace callar”. Bueno es el expresidente socialista para que le diga eso una joven que de momento no tiene mucho en su bagaje político.


Mientras el secretario de Organización del PSOE José Luis Ábalos llamó uno por uno a los barones territoriales para leerle la cartilla y pedirles que los trapos sucios se laven en casa. Reuniones, llamadas y solicitud de cerrar filas con las decisiones del presidente Sánchez. También contactos con Felipe González para que suavice sus críticas.. Pero claro, hay “viejos” como él que no están dispuestos a tragarse la bilis.


Son tiempos de cerrar filas en torno al proyecto de Sánchez para contar con sus presupuestos. Una vez aprobados, las cosas, dicen, van a cambiar con respeto a Unidas Podemos, al que le pasarán cuentas. Con los presupuestos aprobados, será entonces cuando el presidente se tome la revancha contra su gran opositor, Iglesias. Eso es lo que dicen en privado ¿será así? Solo los datos de las encuestas que se seguirán haciendo tendrán la llave del problema. Los viejos y los jóvenes no son incompatibles, más bien complementarios, doña Adriana.


COMENTAR

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil