sábado, 12 de junio de 2021 17:19
Opinión

La presidenta Ayuso le da un tiro en el pie a su jefe Casado

Carmen P. Flores
Carmen P. Flores
Directora de Pressdigital

Directora de PressDigital

Las tensiones que se están viviendo en Catalunya se han trasladado también a Madrid -- aunque por motivos diferentes ---, lo que presagia unos meses conflictivos hasta que hayan pasado las elecciones del 4-M. Si es que la justicia las aprueba tras la impugnación de las mismas por la Mesa de la Asamblea de Madrid.


La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, comparece en rueda de prensa en la sede regional, tras el anuncio de elecciones para el próximo 4 de mayo, en Madrid (España), a 10 de marzo de 2021.


La decisión de la presidenta en funciones de la comunidad madrileña, Isabel  Díaz Ayuso de convocar las elecciones, ha sido una chulería suya para castigar al hasta ahora su socio imprescindible, Ciudadanos. Isabel Ayuso, una presidenta en manos de Miguel Angel Rodriguez, el hombre del marketing agresivo y prepotente, no ha querido desaprovechar el soplo llegado desde Murcia sobre la moción de censura pactada por el PSOE y Ciudadanos. El partido naranja, que daba apoyo al PP, estaba hasta el moño de los incumplimientos del presidente Fernando López Miras.


Pese a la firma de los seis diputados que conforman el grupo de Ciudadanos, horas después, tres de ellos se echaban atrás y abortaban, previsiblemente, la misma. Los tres “mosqueeuros” naranjas acompañaban a López Miras, en rueda de prensa, para decir que ellos habían firmado la moción coaccionados y que no habían sido elegidos para que gobernaran los socialistas, cuando la presidencia iba a ser para Ana María Martínez Vidal, de Ciudadanos. Pero es que el dinero, como es sabido, no tiene ideología, y cobrar más de 70.000 euros anuales, disponer de coche oficial y otras prebendas ciegan a aquellas personas que están en política para ganar dinero, no por vocación de servicio.


Es conocido que a la presidenta Ayuso y su jefe de gabinete, Rodriguez, no hay quien les gane en chulería, por ello decidieron anticiparse a la jugada tras informar a su jefe Casado, y rápidos y veloces convocaron elecciones sin pensárselo dos veces. Una situación Kafkiana de alto riesgo y que puede salir bien, o todo lo contrario. Es el juego de la ruleta rusa trasladado a la política. No es la primera vez que la presidenta madrileña realiza acciones como esta. Siempre está dispuesta a excentricidades sin analizar las consecuencias. Acciones que han puesto de los nervios a muchos de sus compañeros de partido que ven en ella una ambición desmesurada y un protagonismo que muchas veces deja en mal lugar a su jefe Casado.


La decisión de Ayuso y Rodriguez es una bomba de relojería que le puede explotar al mismísimo Pablo Casado. Si los resultados electorales- si finalmente hay elecciones- no dan la mayoría al PP para gobernar, parece que será así, necesitaría el apoyo de otras formaciones como Ciudadanos- aunque quieran que desaparezca -. Y estos ya no estarían por la labor, a no ser  que los populares sacrificaran a la mismísima Ayuso, La otra solución pasaría por pactar con VOX, propuesta que no quiere Casado. En el supuesto que Ayuso suba en votos a costa de ciudadanos, su victoria supondría una amenaza para Casado. Las ambiciones de la popular no tienen límites según dicen en privado más de un compañero de partido: quiere lanzarse a liderar el PP. Este golpe de efecto de Ayuso ha puesto a la derecha española en una situación muy complicada y que da más oxígeno en forma de votos al partido de Abascal, que está viendo como sube más por los errores de los otros que por méritos propios.


Esta operación de opa hostil del PP a Ciudadanos no es casual, y alguien que ha estado dirigiendo Ciudadanos sabe los entresijos y las personas que estarían dispuesta a la integración en el  Partido Popular. Albert Rivera, que se la tiene jurada a Inés Arrimadas, no es ajeno a esta maniobra. Rivera quiere volver a la política pese a declarar en su día que la dejaba. Solo era una pose. Ahora ha encontrado la ocasión para devolvérsela a su amiga Inés, que no se ha dejado utilizar como una marioneta, cosa que es comprensible.


Con este panorama de desestabilización también de la derecha, el sentido común de algunos políticos, con la que está cayendo, parece que se lo ha llevado el Covid. Solo cabe esperar que alguien se le ocurra que es necesario tranquilidad, diálogo y consenso. Decía George Washington que “el noventa y nueve por ciento de todos los fracasos provienen de personas que tienen el hábito de ponerse excusas”.


COMENTAR

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil