lunes, 19 de abril de 2021 08:05
Salud

Hematólogos alemanes descubren la cura de los trombos relacionados con la vacuna de AstraZeneca

|

Hematólogos alemanes han descubierto el "Síndrome de Trombocitopenia Protrombótica Inmune Inducida por la Vacuna” (VIPIT) y creen que es el posible desencadenante de la reacción inmune muy similar a la que se da en un raro efecto secundario de la heparina.



Vacuna de AstraZeneca contra el coronavirus


@EP


Aunque su estudio aún es preliminar, han encontrado como detectarlo y saber tratarlo este equipo de hematólogos alemanes, liderados por Andreas Greinacher, de la Universidad de Greifswald. Una explicación para esos extraños episodios de trombos en al menos 30 personas vacunadas con AstraZeneca.


Este "Síndrome de Trombocitopenia Protrombótica Inmune Inducida por la Vacuna” (VIPIT),  que crea coágulos sanguíneos generalizados y un recuento bajo de plaquetas, a veces con sangrado, parece ser que es muy similar a un efecto secundario poco común de la heparina, llamado Trombocitopenia Inducida por Heparina (HIT).  Greinacher es contundente con el VIPIT: “Sabemos qué hacer: cómo identificarlo y cómo tratarlo”, asegura en la revista Science.


El experto en enfermedades infecciosas Oriol Mitjà se hace eco, en su cuenta de Twitter, de lo que ha averiguado el equipo de Greinacher. 







Y resume las caraterísticas del VIPIT:


- Ocurre en 1 entre 1 millón de personas

- Lo induciría una activación de las plaquetas, que formarían trombos

- Se debe identificar pronto y tratar con inmunoglobulinas endovenosas

- No existen factores predisponentes familiares o personales

- Los síntomas aparecen entre 4-15 días después de la vacunación (cefalea, visión borrosa, dificultades para hablar, dificultad para respirar, dolor en el pecho…)


El descubrimiento ha sido posible gracias a la intervención sobre una enfermera austríaca de 49 años atendida por la hematóloga Sabine Eichinger  que ingresó en el Hospital de Viena el 27 de febrero. Tenía náuseas, malestar estomacal, las plaquetas bajas y trombosis (coágulos de sangre) en las venas del abdomen y las arterias y que falleció al día siguiente.


Esa rara combinación de trombocitopenia (bajo nivel de plaquetas) y coágulos sorprendió a la doctora Eichinger, quien se puso en contacto con su colega alemán Andreas Greinacher porque sabía que también podía darse en ése raro efecto secundario de la hepraina llamado HIT, y el hematólogo alemán es experto en esta patología.


La heparina, un anticoagulante, se une a una proteína llamada factor plaquetario 4 (PF4), formando un complejo y algunas personas producen anticuerpos contra ése complejo, que desencadena una coagulación incontrolada.


Lo que alertó a Eichinger es que ésa mujer, su paciente, no había recibido heparina sinó la vacuna de AstraZeneca cinco días antes de que comenzaran los síntomas y llegó a la conclusión de que era  algún tipo de reacción inmune. Greinacher recibió muestras de sangre de otros ocho pacientes y en todos los casos presentaban plaquetas bajas y una coagulación inusual.


El objetivo, entonces, era estudiar esos nueve casos para ver si podrían haber sufrido un trastorno protrombótico causado por anticuerpos activadores de plaquetas dirigidos contra el factor plaquetario 4 (PF4), como ocurre con la heparina. Todos los casos, los nueve, habían desarrollado trombosis entre el día 4 y el 16 tras recibir la vacuna. Siete de ellos, trombosis venosa cerebral y de ellos cuatro fallecieron.


Y aunque ninguno de los nueve había recibido heparina antes, en cuatro de ellos hallaron anticuerpos contra esa proteína PF4, que es el sello distintivo del HIT. Los investigadores concluyeron que “la vacuna AZD1222 se asocia con el desarrollo de un trastorno protrombótico que se asemeja clínicamente a la trombocitopenia inducida por heparina, pero que muestra un perfil serológico diferente”. Por lo que  el tratamiento del VIPIT puede ser similar al del HIT. Al menos eso es lo que plantea Greinacher por lo que es importante alertar a los médicos sobre esta posible complicación, porque detectada a tiempo, la HIT se puede tratar. Y por lo tanto, sugiere, el VIPIT también. 



El tratamiento tendría que ver con :


- Con inmunoglobulinas (anticuerpos inespecíficos de donantes de sangre), que ayudan a frenar la activación plaquetaria.


- Con anticoagulantes sin heparina, que pueden ayudar a disolver los coágulos.



Ahora mismo Greinacher explica en Science que ha habido un caso, al menos, en que un médico decidió aplicar sus consejos y el paciente se recuperó. La Sociedad Alemana para el Estudio de la Trombosis y la Hemostasia ha emitido ya una serie de recomendaciones para diagnosticar y tratar el VIPIT.


 Alemania, Holanda o Reino Unido, ya han incorporado el VIPIT a sus recomendaciones en la práctica médica relacionada con la covid. Y en Australia, el Grupo Asesor Técnico sobre Inmunización ya recomienda no administrar ninguna vacuna de la covid a personas con antecedentes de HIT. 


La conclusión de Oriol Mitjà es clara, a la luz de esta nueva información. “La vacunación puede continuar, hay que seguir vacunando, pero los médicos pueden identificar y tratar el VIPIT”.

COMENTAR

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil