miércoles, 28 de julio de 2021 15:16
Deportes

El Real Madrid aprueba justo su examen contra el Levante

|


El Real Madrid venció este miércoles al Levante (1-3) en un partido sin brillantez, pero más que suficiente para que los pupilos de Zinédine Zidane cubriesen el expediente, olvidasen el derbi y pusiesen a cero el cuentakilómetros antes de afrontar una semana que comenzará con el Celta y culminará con la Roma el próximo martes.


El conjunto merengue no firmó un gran partido, pero salió sin magalladuras del Ciutat de Valéncia, que ya es bastante. Tras la derrota sin paleativos en el derbi, un nuevo bofetón del vecino, los blancos levantaron la moral este miércoles, pero sin alharacas ni estridencias. Lo mejor, el desparpajo de Borja Mayoral y Lucas Vázquez.


El primero marcó el segundo tanto de la noche, aunque las actas dirán que fue al portero -quién lo introdujo al golpear en su espalda- y el segundo por su verticalidad y su descaro. Una acción del ex perico supuso el penalti que llevó el 0-2 al marcador, obra de Cristiano Ronaldo desde los once metros.


Antes, Giuseppe Rossi dejó muestras de su calidad con dos lanzamientos en el corazón del área que obligaron a sacar la mejor versión de Keylor Navas en el regreso a la que un día fue su casa. El costarricense volvió a poner de manifiesto sus grandes condiciones. Morales también se sumó y aprovechó la defensa improvisada de los capitalinos sin Ramos, Marcelo ni Carvajal.


Pero no hubo manera hasta que Deyverson, en una acción en la que Casemiro protestó falta, recortó distancias (1-2) a poco para el tiempo de descanso. El gol granota no generó dudas en los madridistas, pero dejó abierto un partido que no se cerró hasta sus postrimerías. Justo hasta que Isco consiguiese el 1-3 a pase de su compañero de Madeira.


Cristiano lo intentó de todas las formas, desde fuera del área, con regate y disparo y a balón parado, pero no encontró el camino del gol. De hecho, el luso se topó con el palo a media hora para el final. Los de Rubi querían despertar, pero ni Casadesús, ni Rubén García -dos de los cambios- supusieron grandes alternativas en los metros finales.


Así que tuvo que ser Isco, castigado con su suplencia tras el derbi, quién estableciese el cerrojo al marcador con un caramelo en el corazón del área. El malagueño hizo bueno el pase de Cristiano y apuntilló a un rival que sigue metido en problemas. Los blancos, lejos de creer en la batalla, van pasando los días hasta que llegue la 'Champions', el clavo ardiendo al que agarrarse esta temporada.

COMENTAR

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil