lunes, 16 de mayo de 2022 21:40
Internacional

Austria, entre la ultraderecha y Los Verdes

|


La jefatura de Estado en Austria ha quedado en el aire. El ultraderechista Norbert Hofer (FPÖ) y el independiente apoyado por Los Verdes Alexander Van der Bellen han protagonizado un empate técnico que deja la decisión de quién gobernará el país pendiente del voto por correo. 


La ultraderecha ha dividido el país en dos, en una sociedad cada vez más polarizada a consecuencia de la crisis migratoria y el descontento con la falta de reformas para reactivar la economía. Pero, a pesar de que Hofer partía con una clara ventaja, los candidatos a la presidencia se fueron intercambiando varias veces el primer puesto sin que finalmente ninguno lograra una ventaja suficiente. 


A falta del voto por correo, el aspirante ultranacionalista contaba con el 51,9% de los votos frente al 48,1% de su contrincante. El recuento de estos votos este lunes será determinante para el resultado final ya que 750.000 ciudadanos, un 14% del electorado, ha hecho uso de esta forma de votación.  


Tanto Hofer como Van der Bellen se mostraron sorprendidos por lo ajustado del resultado y al mismo tiempo confiados en ocupar finalmente la presidencia del país cuando este lunes se despeje la incógnita. “Nunca he vivido una noche electoral así”, reconoció el dirigente del FPÖ.


BRUSELAS, PENDIENTE 


Bruselas está con la mirada puesta hacia Austria por el auge de la ultraderecha. En primer lugar porque la posible victoria de Hofer, quien ha hecho campaña bajo 'Austria y los austriacos primero' está siendo seguida de cerca por otras formaciones populistas y radicales de Europa como el Frente Nacional o Alternativa por Alemania, que ven el ascenso de la ultraderecha austriaca como un impulso para ellos. 


En segundo lugar, por la posibilidad de que la presidencia la ocupe un partido euroescéptico cuyo candidato afirma que votaría en contra del ingreso del país en la UE. El presidente de la Comisión, Jean- Claude Juncker, no ha ocultado su rechazo a una victoria de la ultraderecha en Austria. “No me gusta. Sé que los austriacos no quieren oír esto, pero no me importa: con la extrema derecha no hay debate ni diálogo posible”, declaró el pasado viernes en una entrevista al diario francés Le Monde.


Los comentarios de Juncker y también del presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, que ha afirmado que una victoria del FPÖ y partidos similares cambiará el carácter de Europa, no han pasado desapercibidas en Austria, que quedó marginada durante meses por sus socios cuando en 2000 la ultradererecha -liderada entonces por Jörg Haider- formó una coalición gubernamental con los democristianos.

COMENTAR

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil
CLABE