miércoles, 16 de junio de 2021 04:07
Videos

25 años sin Freddie Mercury

|

Mercury


El día 9 de agosto de 1986, Freddie Mercury dio su último concierto en directo ante una marea humana de 120.000 personas que abarrotaron hasta límites desaconsejables el Knebworth Park del norte de Londres. 


Fue un inesperado adiós que nadie imaginaba cuando aquel día se despidió del público en la campiña inglesa con su corona y capa de Reina mientras el guitarrista Brian May interpretaba su versión de God save the Queen. 



Fue a finales de 1986 cuando los periódicos ingleses empezaron a especular sobre si Mercury estaba enfermo de sida ya que se enteraron que se hizo una prueba en una clínica cercana a su casa en Garden Lodge, en el barrio londinense de Kensington. Lamentablemente, las informaciones iban en lo cierto y el cantante fue oficialmente diagnosticado con la enfermedad en la primavera de 1987.


Para cuando Freddie fue diagnosticado con sida, apenas había pasado un año de la muerte de Rock Hudson, la primera gran celebridad que conmocionó al mundo al fallecer por dicha enfermedad. En el Reino Unido se habían registrado únicamente 264 casos y el sida fue declarado la amenaza más grave para la salud del país desde la Segunda Guerra Mundial. Eran años de desconocimiento, desconfianza y temor. También, lógicamente, para el líder de Queen.



Sin embargo, apenas 24 horas después de hacer pública su enfermedad, Freddie Mercury moría en su casa de Garden Lodge, acompañado por Jim Hutton, Peter Freestone y Dave Clarke. La causa oficial, una bronconeumonía agravada por el sida. La noticia conocía en las primeras horas de la mañana del 25 de noviembre provocando una conmoción global inmediata.


VIDA HERMÉTICA 


Comenzaba así la época aún más hermética de su vida, siempre ocultando públicamente su condición homosexual, sobre todo para no causar problemas a sus padres, pertenecientes a la comunidad parsi. La primera consecuencia fue que nunca volvería a cantar con Queen, dejando los conciertos y centrándose en el trabajo de estudio grabando aún su segundo disco en solitario (1988, Barcelona, con su mítido dueto con Montserrat Caballé) y otros dos con el grupo (1989 y 1991), más otro póstumo que se editó en 1995, cuatro años después de su muerte.



La segunda consecuencia, aunque en un principio lo negara, fue un evidente cambio en sus hábitos, que en el pasado habían sido de una infinita voracidad festiva, algo que en su caso particular se materalizaba en un considerable consumo de alcohol y drogas -las celebraciones de Queen eran antológicas- y un orgiástico apetito sexual perpetuamente insaciable.


Así que comenzó a, efectivamente, hacer vida casera junto a su pareja Jim Hutton, oficialmente su jardinero particular, aunque los dichosos tabloides tenían clara la realidad. La situación se complicó aún más cuando News of the World publicó una exclusiva en la que se detallaban las costumbres sexuales del cantante y se detallaban largas sesiones consumiendo cocaína con David Bowie y Rod Stewart.




La última vez que se dejó ver en público fue el 18 de febrero de 1990 en los Brit Awards celebrados en el Dominion Theatre (donde ahora hay una estatua suya), para recoger junto a sus compañeros un premio por toda la trayectoria de Queen. Fue una aparición fugaz sobre el escenario, los cuatro caminando hasta el centro del escenario en el que Brian May fue el encargado de hacer una pequeña broma y expresar su gratitud antes de marcharse con premura. Sorprendió que Freddie solo se acercara al micrófono para decir "thank you, good night". 


Debido a su deteriorada salud, Freddie se recluyó en su círculo más íntimo, encabezado por su pareja Jim Hutton, y cada vez veía a menos gente. Fue entonces cuando decidió dejar toda la medicación salvo los analgésicos, con los periodistas literalmente acampados a las puertas de su casa en Londres. Y en octubre se publicó el single The show must go on, que parecía venir a confirmar todos los malos augurios.


COMENTAR

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil