sábado, 26 de mayo de 2018 16:34
Economía

La economía griega vuelve a asomarse al abismo

|

Alexis Tsipras


El Producto Interior Bruto (PIB) de Grecia experimentó en el cuarto trimestre de 2016 una contracción del 0,4% respecto a los tres meses anteriores, cuando la economía del país heleno había crecido un 0,9%, según ha informado la oficina estadística griega, Elstat.


En comparación con el mismo periodo de tiempo del año anterior, la economía griega registró un crecimiento del 0,3%.


Este nuevo paso atrás de Grecia se conoce al mismo tiempo que las diferencias entre Atenas y sus acreedores internacionales amenazan el cierre de la segunda evaluación del rescate griego, comnplicando la estabilidad financiera del país.


En este sentido, el gobernador del Banco de Grecia, Yanis Stournaras, advertía este lunes de la importancia de que Gobierno y acreedores lleguen a un acuerdo lo antes posible, ya que "el tiempo se acaba" y prolongar las conversaciones solo hará que las condiciones sean peores cuanto más se tarde en completar la evaluación.


"No existe ninguna elección racional entre completar ahora la evaluación o hacerlo más adelante", declaró Stournaras, alertando de que "más tarde las condiciones serán mucho peores. Más tarde puede ser demasiado tarde".


Por su parte, el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Pierre Moscovici, tiene previsto reunirse este miércoles en Atenas con el primer ministro griego, Alexis Tsipras, y con el ministro de Finanzas heleno, Euclides Tsakalotos, con el objetivo de avanzar en las negociaciones para concluir la segunda revisión del rescate de Grecia.


Según las últimas previsiones del Ejecutivo comunitario, Grecia abandonó la recesión en 2016 al registrar un crecimiento del PIB del 0,3%, que se elevará hasta el 2,7% este año y al 3,1% en 2018.


Las autoridades griegas, las instituciones acreedoras (Comisión Europea, Banco Central Europeo y Mecanismo Europeo de Estabilidad) y el Fondo Monetario Internacional se reunieron el pasado viernes en Bruselas, pero no lograron un acuerdo que permita cerrar la segunda revisión del programa y garantizar la participación completa del FMI en el mismo.


Los acreedores de Atenas y el FMI han mantenido durante los últimos meses diferencias sobre la trayectoria fiscal que debe seguir la economía griega a partir de la finalización del programa. Bruselas, el BCE y el MEDE piensan que debe alcanzar un superávit primario (sin contar el pago de intereses) del 3,5% en 2018 y mantenerlo a medio plazo.


Sin embargo, el FMI piensa que las reformas actuales sólo conducen a un superávit primario del 1,5% en este año. Además, la institución dirigida por Christine Lagarde sostiene que el nivel de deuda pública de Grecia es "insostenible" y defiende mayores medidas de alivio.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil