miércoles, 12 de diciembre de 2018 15:31
Editorial

LA ARROGANCIA DEL ORGULLOSO

Manuel Fernando González Iglesias
Manuel Fernando González Iglesias

A Coruña, 1952

El expresident de la Generalitat de Catalunya Carles Puigdemont


Saben Vds. aquel que dice: Érase un tiempo en España en el que la peseta se había devaluado desmesuradamente en el mercado de las monedas mundiales.


Ante tan grave circunstancia el Ministro de Hacienda fue llamado al Palacio del Pardo para dar explicaciones al Generalísimo sobre tan delicado asunto.


El hombre entró temblando en el despacho de Su Excelencia viéndose ya cesado o con un destino aun peor. Se cuadró ente el dictador dando, eso sí, el taconazo de rigor que había aprendido de Carrero Blanco, y agachó la cabeza enérgicamente alzándola inmediatamente como buen falangista que era:


- Excelencia, tengo una solución definitiva para la crisis de la peseta…

- Pues dígala Artajo, que esto no hay quien lo aguante -, le soltó el dictador con esa voz afeminada que le era propia.

- Mi general, la moneda más poderosa del mundo es el dólar.

- ¿Y...?

- Pues que si le declaramos la Guerra a Estados Unidos, estos nos invaden y ya está. El dólar pasa a ser nuestra moneda y desaparece la peseta.

-Oiga, eso de declararles la guerra sí lo entiendo. Pero ¿qué pasa, Ministro, si Estados Unidos pierde esa guerra...?


Les cuento otro de plena actualidad.


Saben Vds aquel que dice: Está Puigdemont en Bruselas rodeado de periodistas y éstos le vuelven a preguntar por la soledad de su proyecto independentista que nadie ha querido apoyar en la Unión Europea. Entonces va él, recompone la figura y, meneando la melena, les suelta:


-Señores, la Unión Europea es un "club de países decadentes, obsolescentes, en el que mandan unos pocos, además muy ligados a intereses económicos cada vez más discutibles. Los catalanes deberían decidir si quieren pertenecer a esta Unión Europea y en qué condiciones".


Punto y aparte.


El ya fallecido Papa Juan Pablo II dejó para la historia una frase memorable que aprovecho para resumir las dos secuencias en clave de humor que conforman esta habitual sección:



"Dios se deja conquistar por el humilde y rechaza la arrogancia del orgulloso".



Artículo publicado originalmente en catalunyapress.es

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil