viernes, 25 de junio de 2021 10:02
Politica

El Gobierno revisa protocolos de seguridad para que no vuelva a pasar lo de Cospedal

|

Puigdemont espia ruso


El Ministerio de Defensa revisa los protocolos de seguridad de las llamadas telefónicas después de la broma sufrida por la ministra, María Dolores de Cospedal, en la que dos cómicos rusos se hicieron pasar por miembros del Gobierno de Letonia.


Así lo revela el Ejecutivo en una respuesta parlamentaria al senador de Unidos Podemos Óscar Guardingo, en la que asegura que los procedimientos fueron "revisados" para que hechos como la broma a Cospedal "no se vuelvan a producir".


En su respuesta, el Ejecutivo explica que el Ministerio de Defensa dispone de procedimientos internos para las conversaciones telefónicas de los altos cargos del Departamento con sus homólogos de otros países.


Sin embargo, reconoce que esto no evitó que, "bajo circunstancias muy concretas", tuviera lugar la broma sufrida por la ministra, que el Gobierno define como "actos malintencionados". 


En cualquier caso, reconoce que esta broma a la ministra sirvió para "depurar los propios procedimientos, que ya han sido revisados".


El secretario general de Podemos en el Senado realizó esta pregunta después de confesar "perplejidad y miedo" por imaginar "que quien está al frente de nuestros ejércitos pueda generar un problema de seguridad o de carácter internacional por una simple broma telefónica".


En la broma sufrida por Cospedal, dos humoristas rusos se hacen pasar por miembros del Ministerio de Defensa letón e informan a la ministra de que el expresidente catalán Carles Puigdemont es un espía ruso apodado 'Cipollino'.


En el vídeo de la conversación el humorista Alexéi Stoliarov se identifica como el ministro letón de Defensa y ofrece a Cospedal compartir con ella información de los servicios de inteligencia de Letonia sobre el papel de Rusia en el conflicto catalán.


Para el senador de Podemos, escuchar esta conversación genera "serias dudas" sobre las "capacidades" de quienes ostentan grandes responsabilidades de Gobierno.


Tras conocerse el contenido de la llamada, Cospedal explicó en Twitter que había sido una conversación "muy rara" en la que no confió, por lo que decidió no hablar y no volver a llamar. "Ahora sé que eran rusos", apuntó.

relacionada Los bromistas del Kremlin hacen creer a Cospedal que Puigdemont es un espía ruso

COMENTAR

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil