martes, 12 de diciembre de 2017 18:58
Opinión

La bronca del Parlamento andaluz

Manuel Fernando González
Manuel Fernando González

A Coruña, 1952

"Esto empieza muy mal, empezamos en el Parlamento robando los votos que han dejado las urnas", con estas palabras el portavoz del PP Carlos Rojas saludaba la puesta en marcha de una nueva legislatura en el Parlamento Andaluz donde se armó una monumental bronca entre socialistas y populares por la elección de la Mesa.

"Esto empieza muy mal, empezamos en el Parlamento robando los votos que han dejado las urnas", con estas palabras el portavoz del PP Carlos Rojas saludaba la puesta en marcha de una nueva legislatura en el Parlamento Andaluz donde se armó una monumental bronca entre socialistas y populares por la elección de la Mesa en la que el reparto dio como resultado que el PSOE tendrá tres puestos, el PP dos, mientras que Podemos, Ciudadanos e Izquierda Unida tendrán uno cada uno.

Los populares consideraron que por sus votos tenían derecho a un asiento más en la presidencia y prometieron llevar la votación al Tribunal Constitucional nada menos, mientras los socialistas les increpaban desde sus escaños. Al presidente de la Mesa de Edad Luis Pizarro, le costó Dios y ayuda, llamar para poder tomarle juramento a "los nuevos" cargos, porque el enfado popular no decrecía y las peticiones de palabra de los del partido del albatro no cesaban, siendo denegadas reiteradamente por el Presidente interino que se despidió de la Cámara en el peor de los escenarios posibles.

Hay que suponer, que este principio, marcará gravemente el desarrollo de los próximos cuatro años, salvo que, tras las municipales, Ciudadanos y Podemos "arreglen" el ambiente llegando a acuerdos puntuales con los seguidores de Susana Díaz, o lo que es menos probable: pactos de gobierno estables y duraderos.

Si por un cargo se ha armado semejante follón, uno se puede imaginar fácilmente, la que se puede liar, cuando se discutan los primeros presupuestos de esta X Legislatura o cualquier otro asunto que se refiera a los ERES o a la petición de cese de Griñan y Chaves, que junto al "eterno y todopoderoso" Gaspar Zarrías están paseando estos días "su inocencia" por la Sala del Supremo en la que instruye el Juez Barreiro. Entonces los "y tu más" sonarán más nítidos y el aire en la cámara andaluza puede llegar a resultar irrespirable.

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil