jueves, 19 de octubre de 2017 20:23
Opinión

BAJÓ EL PARO Y TODOS CONTENTOS

Manuel Fernando González
Manuel Fernando González

A Coruña, 1952

Comenzó Junio y el paro bajó en 117.985 personas que han encontrado un trabajo mal pagado y seguramente poco duradero. Y aunque la cosa no sea para tirar cohetes, se merece un aplauso para empresarios y gobierno que son los que han sido capaces de ofrecernos estas cifras tan positivas, que ojalá continúen y no paren hasta final de año, con las consiguientes subidas y bajadas estacionales que siempre se producen.


Rajoy, que tiene un futuro electoral tan poco halagüeño como Ada Colau, sabe, que la única manera de ganar en Noviembre, es haciendo que, en los meses que quedan hasta acabar el año, se produzcan noticias sobre el desempleo como la de este junio y que también sea capaz de acertar con los cambios que piensa introducir en su nuevo Gobierno. Si además “los nuevos” no son capaces de pactar mayorías estables en los Ayuntamientos y en las Comunidades autónomas y lo de Catalunya se enquista, hasta llegar al borde de la secesión, entonces tendrá una gran oportunidad de seguir en la Moncloa aunque votarle produzca dolor de estómago a los que quieran hacerlo.


De momento, los Fondos de Inversión han comenzado a hacer de las suyas y anunciar congelaciones “estratégicas” para que los politólogos de moqueta hagan sesudas interpretaciones, por supuesto, pesimistas, sobre la causa de semejantes decisiones, que siempre, como buenos agoreros, atribuyen a la manía que le ha entrado a la gente de votar a fuerzas como Podemos o candidaturas como la de Manuela Carmena, unos frente-populistas de mucho cuidado.


Menos mal que la gente está más por lo sensato que nuestros propios empresarios quienes, reunidos en Sitges, le han mandado unos ganchos a los políticos que convocaron el Círculo de Economía, que parecía que allí se estaba disputando el campeonato del mundo de los pesados y no un combate entre pesos gallos, que, al fin y al cabo, es lo que somos en el concierto internacional, salvo honrosas excepciones como Telefónica o el Zara de Amancio Ortega, por poner a dos de los diez grandes que merecen la pena y que curiosamente son los que menos barullo han armado durante todo este mes electoral. Ese buen juicio popular es nuestro seguro de vida colectivo, y en él debemos confiar, ya que lo demás, forma parte de la vida política que, como todos sabemos, forma parte de un plano paranormal, solo al alcance de “expertos” como Iker Jiménez el popular director de Cuarto Milenio.. 

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil