viernes, 18 de agosto de 2017 01:12
Politica

Griñán pidió por carta a Díaz no ser renovado como senador para no ser "excusa" de la oposición

|


El hasta ahora senador y expresidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, pidió por carta a la secretaria del PSOE-A y presidenta de la Junta, Susana Díaz, no ser renovado en el cargo de senador por designación autonómica para "no servir de excusa" a quienes utilizan su continuidad en la vida política la manera de "no tener que explicar" su propia situación. 


La misiva, hecha pública este lunes por fuentes cercanas a Griñán, está fechada el 10 de abril, después de que el expresidente declarase en el Tribunal Supremo como imputado en el caso de los ERE y en esa fecha fue enviada a Díaz junto con un correo electrónico en el que explicaba que le "gustaría" que la carta pudiera difundirse aquel mismo día.


Dos meses después, el 7 de junio, Griñán volvió a escribir a Díaz otro correo electrónico en el que, además de adjuntarle la misma carta volvió a manifestarle su "disposición absoluta e incondicionada" a renunciar al escaño en la Cámara alta en el "momento" en el que la líder de los socialistas andaluces juzgue "conveniente" y "antes de que se produzca la elección de senadores por la Comunidad Autónoma en la actual legislatura".


"A pesar de tus deseos, quiero pedirte que no me renovéis en el cargo de senador, en el próximo pleno que ha de tomar la decisión. Lo hago después de haber tenido la oportunidad de declarar voluntariamente en sede judicial. Que no me renovéis ni siquiera para los seis meses que restan de legislatura, porque no quiero servir de excusa para quienes, como he dicho, las buscan en cualquier circunstancia para así no tener que explicar su posición política", escribió el expresidente.


En la epístola, Griñán recuerda cómo Díaz fue la "primera" en saber que iba a renunciar a la presidencia de la Junta de Andalucía y a la Secretaría General del PSOE-A, "para no perjudicar ni a Andalucía ni al partido", y rememora la rueda de prensa que dio en su momento y sus reflexiones sobre el deterioro de la actividad política, la necesidad de recuperar el prestigio de las instituciones, la "gravedad" del caso de los ERE o cómo la renuncia pareciera "dar la razón a quienes no la tienen".


Griñán también reconoce el "coraje" de su sucesora al "asumir la responsabilidad del relevo" y recuerda la confianza dada por Díaz o el deseo de ésta de que continuara en el Senado, al menos hasta que concluyera, en otoño, la actual legislatura, "al no haber sido imputado de delito alguno".


"Es algo que te agradezco. Sin embargo, los acontecimientos, que hacen casi siempre que la razón política prevalezca sobre la justicia de las decisiones, me impulsan a tomar de nuevo otra decisión personal y política", escribe Griñán.


LO "POCO" QUE PUEDA HACER


A renglón seguido, el entonces senador mantiene que si bien él "poco puede hacer para cambiar las cosas" en lo que se refiere a la formación del Gobierno, algo que en abril aún estaba pendiente, quiere que "ese poco" esté a disposición de la presidenta y del partido socialista.


Además, en la carta, Griñán subraya que, a punto de cumplir 69 años, se siente "orgulloso" de los 45 de ejercicio "como servidor público", de su militancia en el partido y de la "generosidad" de quienes confiaron en él, "señaladamente", Felipe González y Manuel Chaves.


Concluye la misiva apuntando que tiene "muchas esperanzas" en el futuro de Andalucía con Díaz "al frente" y recalca que con su decisión de dejar el Senado solo pretende "ofrecer lo poco" en lo que puede colaborar para que "pronto puedas estar formando gobierno", labor en la que Díaz estaba inmersa a fecha del 10 de abril. "Te deseo, como siempre, lo mejor", concluye el expresidente.


En el correo con el que encabezó el primer envío de la carta, Griñán también hizo a Díaz partícipe del "dolor" que sentía por el "trance" de tener que comparecer ante el Supremo tras una vida de servicio público "presidido por la honestidad pública y el servicio al interés general".



"Me siento mal pero no lo suficiente para saber que mi ego no puede estar por encima de la necesidad colectiva", reflexionaba en aquel momento el expresidente, que también deseaba "mucha suerte" a Díaz y confiaba en poder tomar "un cafetito" de vez en cuando con ella.


COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil