domingo, 20 de agosto de 2017 00:30
Opinión

EL CONCILIO POR LA INDEPENDENCIA

Manuel Fernando González
Manuel Fernando González

A Coruña, 1952

Uno piensa que si Homs ha hecho oficial la instalación de una embajada en el Vaticano para hacerle puñeta a su socio

de Unió, habría que titular esta sección de tal manera que se pareciese a una reunion entre practicantes del mismo credo más que una sencilla reunión política.


Como Cónclave sería un hábitat religioso demasiado exclusivo y, por lo tanto, excluyente, por eso me surgió la idea de llamarle Concilio para calificar lo que el próximo viernes puede ser la convocatoria del Pontífice del Independentismo a sus fieles, a sus teólogos, e incluso a sus cardenales masculinos y femeninos, que de todo hay en el berenjenal que se ha liado durante esta semana.


De Molins de Rei saldrá seguramente la nueva iglesia que ha de llevar a Catalunya hacia su soñada Ítaca, de la que estaremos excluidos los que no somos viajeros, los que solo viajan a Madrid y, por supuesto, aquellos otros que, siendo independentistas, no comulguen con la fe del papa Arturo, incluso si defiendan las mismas creencias, pero en otra iglesia, por ejemplo la "oriliana" o la que surja de la "espiritualidad" de la monja Forcades, que esa es otra. También habrá que observar con detalle cuántos y quiénes son los candidatos a la Presidencia del Barça que acuden a sacarse la foto a este acto para mejorar su pedigrí independentista, porque así también podremos conocer si estas elecciones al club blaugrana son estrictamente deportivas o las primarias de las plebiscitarias de septiembre.


Si, ademas, en este concilio nos aclaran a todos la "llamada hoja de ruta hacia la independencia", mejor que mejor, porque seguramente de esa manera, los catalanes sabremos la que nos espera en nuestro futuro mas próximo. Lástima que Unió no pueda estar ahí presente para decirle al "pope" su idea de país, que seguramente le templaría algo el ánimo, pero no ha podido ser y encima acabará mal la historia de este desamor. Ahora, lo que se impone es la adhesión inquebrantable o, si lo prefieren, el o estás conmigo o estás contra mí, una máxima que solo conduce a una guerra fraticida y, por supuesto, a una confrontación nítida con el Estado, que es lo que nuestro President más desea, muy influenciado por sus asesores y asesoras de confianza.



Como de Concilio estamos hablando, cerremos esta reflexión periodística con el consabido Padre Nuestro y tres Ave
Marías y, cómo no, con la conocida frase: ¡Que Dios nos coja confesados!

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil