sábado, 21 de octubre de 2017 03:27
Opinión

MARIANO RAJOY SERÁ INVESTIDO PRESIDENTE, AUNQUE A RIVERA NO LE GUSTE

Carmen P. Flores
Carmen P. Flores
Directora de Pressdigital

Directora de PressDigital

Pues ya ha empezado de nuevo la ronda de consultas de Mariano Rajoy, que busca ver los apoyos con los que cuenta para volver a ser presidente de Gobierno. A primera vista, dado los resultados electorales, podría parecer que estamos en la misma situación que en el mes de enero, pero no es así. Todos los líderes saben que no se pueden producir unos nuevos comicios, el país no está para eso, los empresarios del Ibex no lo van a permitir y la ciudadanía no lo perdonaría nunca. Así que a negociar y negociar.


Las cifras de los comicios son las que son y la fórmula para gobernar está clara. Lo que ocurre es que el prurito, la falsa dignidad o los rencores a algunos les resultan imposible bajarse de la burra. Pero al final habrá que hacerlo, tiempo al tiempo, que es corto.


La escenificación de Albert Rivera (C's) de no querer atender a los fotógrafos y cámaras que le pedían repetir el apretón de manos, como saludo, con Mariano Rajoy, al que había puesto a parir por activa y por pasiva, era una pose delante de su electorado y de “machito” al que le toca bajar la cabeza. Se lo han pedido sus “paganinis” y tendrá que hacerlo le guste o no. La excusa es llevarlo a la reunión de su ejecutiva, pero sabe perfectamente que esta hará lo que él diga. Lo tienen todo atado y bien atado, aunque no esté contento. Es lo que ocurre cuando el dinero viene de donde viene, ¿verdad?


Por responsabilidad política o por la Marimorena, Rivera inclinará la rodilla. La pregunta es: ¿Entrará en el gobierno? Ya veremos.


Mientras, el nuevo Partit Demòcrata Català (PDC), encabezado por Francesc Homs, si quiere grupo propio --por lo que ello significa, económica y políticamente-- alguna cosa tendrá que hacer. Unas nuevas elecciones no le interesan lo más mínimo. Se han producido más reuniones entre la ya desaparecida CDC y el PP sin que se conozcan públicamente. Cosa de la política.


El PSOE con esos portavoces tan impresentables que tiene debería cobrar bien una abstención para modificar algunas de las leyes tan injustas aprobadas por el rodillo del PP en el Congreso de los diputados, así como explicarles a sus votantes y simpatizantes su postura. Por ejemplo, si ese pacto de mínimos no lo cumpliese Mariano Rajoy, sobre él podría colgar la amenaza de una moción de censura presentada por toda la oposición, lo que significaría enviar a Pontevedra a Rajoy. La gente quiere ya tranquilidad, diálogo y soluciones para sus problemas. Si eso no ocurre, la verdad es que todas las formaciones políticas van a tener un problema.


Las vacaciones están ahí y el Gobierno debe estar formado la primera quincena de agosto. Todos los políticos quieren tener unos días de descanso, aunque no se lo hayan merecido y, sin embargo, la investidura está más cerca que lejos.


Decía Adolfo Suárez: “El diálogo es, sin duda, el instrumento válido para todo acuerdo pero en él hay una regla de oro que no se puede conculcar: no se debe pedir ni se puede ofrecer lo que no se puede entregar porque, en esa entrega, se juega la propia existencia de los interlocutores”.



COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil