sábado, 18 de noviembre de 2017 01:52
Politica

Jaume Matas acepta su responsabilidad política en el caso Palma Arena

|

Jaume Matas



El ex presidente del Gobierno balear, Jaume Matas, ha afirmado ser "el responsable político" de encargar la construcción del Palma Arena pero ha dicho que no fue él quien pidió la elaboración del proyecto a la fundación Illesport, que estaba a cargo del que fuera el director general de Deportes, José Luis 'Pepote' Ballester.


En respuesta a la fiscal Anticorrupción, Laura Pellón, durante el cuarto juicio dentro de la macrocausa del Palma Arena, Matas ha señalado como "responsables a todos los miembros de la contratación" y ha explicado que los "administrativos" consideraron que la fundación era la "mejor" opción.


Respecto a una posible contradicción señalada por la fiscal, en su primera declaración, Matas ha dicho: 


"Si me permite, hace muchísimos años de estas declaraciones en sede judicial y pude cometer algún error". "No tengo el recuerdo de llevar al Consell de Govern o encargar el proyecto a la fundación Illesport", ha expresado.

Sobre esta infraestructura, ha dicho que era un proyecto "muy relevante" debido a "la apuesta" de su Ejecutivo por la "desestacionalización turística" y ha comparado la celebración del mundial de ciclismo de 2007 con la celebración de unos juegos olímpicos.


Así, ha justificado esta construcción, "una iniciativa municipal" debido a que el mundial era "un gran acontecimiento internacional" y tenía que desarrollarse "con éxito, como así fue"; existía un "déficit muy importante en Palma de este tipo de infraestructuras" y se quería dar "un espaldarazo" al "ciclismo en pista".


4 AÑOS DE CÁRCEL


En concreto, Matas se enfrenta a una pena de cárcel total de cuatro años -le piden dos años por cada pieza- por los delitos de prevaricación, fraude y falsedad documental.


Ballester también está sentado en el banquillo por este juicio que está previsto que se extienda hasta el viernes. Se le imputan los mismos delitos aunque la pena es de un total de seis meses de cárcel (sustituible por una multa de 1.000 euros)


Esta es la cuarta vez que Matas se sienta en el banquillo tras el juicio por el caso Nóos, el de los discursos escritos por el periodista Antony Alemany y por la contratación ficticia de su mujer, Maite Areal, en el hotel Valparaiso.


CONTACTOS CON LOS HERMANOS GARCÍA-RUIZ


Matas ha reconocido también haber contactado con GR1, el despacho de arquitectura de los hermanos García-Ruíz para ayudar al arquitecto alemán Ralph Schürmann en el diseño del polideportivo Palma Arena.


"Yo llamo a los García-Ruíz para que apoyen a Schürmann" porque, según ha explicado, "necesitaba un despacho local que conozca la legislación".


Respecto a la elección del arquitecto alemán, a quien se contrató por 9,4 millones de euros, Matas ha dicho que él solo vio un informe de la Unión Ciclista Internacional (UCI) presentado por el que fuera el director general de Deportes, José Luis 'Pepote' Ballester en el que se explicaba que era "el único arquitecto que podía realizar el proyecto en tiempo y forma".


Sobre haberlo recibido, ha dicho que lo hizo por "deferencia" y por "cortesía", pero que en ese momento "no sabía si se le había contratado, pagado o si habían firmado".


"El presupuesto se conoce hasta que se aprueba en el Consell de Govern pero yo ni conozco ni he visto nunca el contrato (para la construcción del Palma Arena)", ha añadido.


"Ya sé que solo se me ha acusado a mí, pero aquí -en referencia a un acta del Consell de Govern- también pone vicepresidenta", ha respondido sobre este asunto en respuesta a la fiscal Anticorrupción, Laura Pellón, durante el que es el cuarto juicio dentro de esta macrocausa.


Además, Matas ha descartado que el Palma Arena fuera la "mayor obra" de la legislatura: "Era un proyecto estrella, pero no el más importante". "Ni hablar", ha dicho tras ser preguntado por Pellón.


"SOY LA ÚNICA PERSONA DEL GOVERN QUE NO PUEDE CONTRATAR NADA"


Por otra parte, Matas ha asegurado que era "la única persona del Govern" que no podía "contratar nada" aunque ha afirmado ser "el responsable político" de encargar la construcción del Palma Arena.


A pesar de esto, ha dicho que no fue él quien pidió la elaboración del proyecto a la fundación Illesport, que estaba a cargo de Ballester.


En concreto, Matas se enfrenta a una pena de cárcel total de cuatro años -le piden dos años por cada pieza- por los delitos de prevaricación, fraude y falsedad documental.


Ballester también está sentado en el banquillo por este juicio que está previsto que se extienda hasta el viernes. Se le imputan los mismos delitos aunque la pena es de un total de seis meses de cárcel (sustituible por una multa de 1.000 euros)


Esta es la cuarta vez que Matas se sienta en el banquillo con motivo de esta macrocausa, tras el juicio por el caso Nóos, el de los discursos escritos por el periodista Antony Alemany y por la contratación ficticia de su mujer, Maite Areal, en el hotel Valparaiso.

relacionada Matas contrató a Urgandarin porque les interesaba "estar bien con la Familia Real"
relacionada El juez Castro interroga a los arquitectos contratados a dedo y responsables del Velódromo Palma Arena

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil