martes, 16 de enero de 2018 20:41
Economía

Un 2018 con servicios básicos más caros, sueldos públicos congelados y discreto aumento de las pensiones

|


Montoro 311217 2
Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda


El nuevo año se estrena con el aumento del precio de los servicios básicos como la luz, el gas, los transportes y las telecomunicaciones. Sin embargo, la inmensa mayoría de nóminas sigue sin subir. Con una inflación media acumulada en el 2017 cercana al 2 % (en el mes de diciembre fue del 1,2 %), buena parte de los españoles empiezan el 2018 perdiendo poder de compra.


Así, la nómina de los pensionistas subirá solo un 0,25 %, esto es, apenas 2,5 euros para una jubilación media: de 892 euros a 894,5. Para una prestación de viudedad, esa subida será algo menor, apenas 1,3 más al mes.


El Gobierno ha optado por aplicar de nuevo la revalorización mínima por ley, ese 0,25 % marcado tras la reforma que hizo Rajoy, para intentar que el coste de las pensiones no se siga disparando. El retraso en la edad para retirarse contribuye también en este objetivo de ahorro.


A partir de la semana próxima, todos aquellos que quieran jubilarse con el 100 % de la nómina tendrán que hacerlo con 65 años y 6 meses. Esto es, un mes más tarde que lo que pudieron hacerlo este 2017.


Además, la media con la que se calculará sus prestaciones también cambia. Se hará sobre los 21 últimos años cotizados, no sobre 20 como hasta ahora. Esto supondrá que los que se incorporen a este sistema público cobrarán menos que los que entraron anteriormente.


El 2018 es, además, el último año antes de que entre en vigor el llamado factor de sostenibilidad. Quiere decir que a los que se retiren a partir del 2019 su nómina se calculará teniendo en cuenta su tiempo cotizado (entonces ya serán los 22 últimos años), pero también la esperanza de vida. Así, según el servicio de estudios del BBVA, un pensionista que se jubile en el 2018 y cobre una pensión de 1.000 euros, pasaría a 995,3 euros si lo hiciera en el 2019 con ese nuevo cálculo. Se supone que recibirán menos al mes, pero durante más tiempo.


LA FALTA DE PRESUPUESTO CONGELA LOS SULEDOS PÚBLICOS


El hecho de haber tenido que prorrogar los Presupuestos Generales para este nuevo ejercicio supone, así mismo, la congelación de las retribuciones de los trabajadores de la función pública. De momento, el Ministerio de Hacienda no ha aprobado ninguna medida excepcional en este sentido. Una situación que se repite desde el pasado año y que Montoro rectificó en cuanto le aprobaron las cuentas con una subida de sueldos del 1 % y el pago, en julio, de los atrasos desde enero.


En cuanto al salario mínimo interprofesional y los temporeros, se benefician de un discreto aumento del 4 % que significa que el salario mínimo diario se queda en apenas 24,53 euros; y el mensual, en 735,9 para 14 pagas.


También la falta de presupuestos afecta al IPREM, un indicador esencial que sirve para calcular, entre otros, ayudas y becas y que se mantiene en los 537 euros al mes.

relacionada El Gobierno no tiene apoyos para aprobar los Presupuestos de 2018
relacionada UGT apuesta por el empleo digno y la recuperación salarial para los Presupuestos 2018

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil