sábado, 24 de febrero de 2018 22:43
Internacional

La industria petrolera de Venezuela, al borde del colapso

|

Explotaciu00f3n petrolu00edfera en Venezuela


La producción de petroleo en Venezuela está al borde del colapso, lo que hace improbable que el país sudamericano pueda beneficiarse del alza de los precios mundiales del petróleo.


El aumento de las posibilidades de un impago de la deuda este 2018 podría convertir la crisis económica de Venezuela en un desastre humanitario.


La deuda externa de Venezuela es de 60.000 millones de dólares. 


Según datos oficiales, la producción cayó 440.000 barriles diarios hasta 1,8 millones de barriles en los 12 meses. El descenso de casi el 20% que se ha producido hasta ahora es uno de los más profundos en la historia de la industria. 


La producción rusa cayó un 23% durante la caída de la Unión Soviética y la producción iraquí cayó en la misma proporción después de la invasión estadounidense de 2003, según datos de OPEP y BP Statistical Review.


TOTAL DEPENDENCIA DEL PETRÓLEO


El colapso ha sido desencadenado por una profunda crisis económica y la corrupción y mala administración generalizadas, agravadas por una purga de la empresa estatal Petróleos de Venezuela SA por el presidente Nicolás Maduro que ha paralizado al gigante petrolero. Las sanciones estadounidenses han ahuyentado a algunos de los últimos inversores que quedaron.


"En Venezuela no hay guerra ni huelga, pero lo que queda de la industria petrolera se está desmoronando por sí sola", señala Evanán Romero, ex director de PdVSA, a 'The Wall Street Journal'.


La petrolera estatal PDVSA


Dado que el país exporta poco más, la economía de planificación centralizada de Venezuela depende totalmente de las exportaciones de petróleo.


El descenso de la producción agregará más presión al gobierno, que ha reducido drásticamente las importaciones de todo, desde maquinaria hasta alimentos y medicinas para sobrevivir. 


CRISIS HUMANITARIA


La economía se ha reducido un 40% en los últimos cuatro años. La desnutrición se está propagando entre los jóvenes y los ancianos, mientras que las autoridades sanitarias informan de un resurgimiento de enfermedades que van desde el paludismo hasta la difteria.


Venezuela también está entrando en el primer episodio mundial de hiperinflación en una década. Los precios subieron un estimado de 2.600% el año pasado, según la Asamblea Nacional del país. Casi una de cada cuatro fábricas no volvió a abrir después de Navidad, según la asociación industrial local.


Esta semana, el nuevo jefe de la compañía petrolera estatal, el general de la Guardia Nacional Manuel Quevedo, culpó a la recesión del sabotaje y los ataques terroristas de la oposición, sin proporcionar ninguna evidencia. Dijo que la producción se ha estabilizado y crecerá a 2,5 millones de barriles por día este año.


La mayoría de los analistas esperan que la producción de Venezuela continúe cayendo, sumándose a los problemas económicos del país.


relacionada ​Venezuela acumula un 2.616% de inflación en el último año
relacionada La desesperación de miles de venezolanos obligados a comer de la basura

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil