viernes, 30 de septiembre de 2022 11:48
Economía

Los 27 conocerán el lunes las quejas de España, Irlanda y Francia por el veto al arrastre en zonas protegidas

Los ministros de Agricultura de la Unión Europea debatirán el lunes a petición de España, Irlanda y Francia sobre la decisión de la Comisión Europea de cerrar el acceso a la pesca de fondo en 87 zonas protegidas en aguas comunitarias del Atlántico Nororiental.
|

Archivo - Bandera de la UE en la UPSA.

Los ministros de Agricultura de la Unión Europea debatirán el lunes a petición de España, Irlanda y Francia sobre la decisión de la Comisión Europea de cerrar el acceso a la pesca de fondo en 87 zonas protegidas en aguas comunitarias del Atlántico Nororiental.

Los tres países presentarán en el Consejo de ministros de Agricultura de la UE un escrito conjunto para pedir a la Comisión Europea que de un paso atrás en una decisión que supone vetar la captura de especies en aguas con profundidades superiores a 1.500 metros y que afecta a las artes de pesca de fondo, como la pesca de arrastre o el palangre.

En el marco de un debate planteado como punto, los tres países expondrán que el Ejecutivo comunitario haya adoptado esta decisión a través de una consulta "deficiente", según han explicado fuentes de Moncloa, que apuntan a la falta de datos para acotar un cierre de zonas protegidas más ajustado.

Así, los titulares de Agricultura de España, Irlanda y Francia pedirán una revisión de la medida y una modificación del reglamento inmediata, a la espera de la publicación de un informe con datos científicos.

La medida afectará a las flotas que faenan en aguas del Gran Sol, en el Golfo de Cádiz y en el Cantábrico noroeste de España, Francia, Irlanda y Portugal. Si bien este último país no se ha sumado al escrito sí se espera que lo haga durante el debate con los Estados miembro.

La decisión que entrará en vigor el 9 de octubre conlleva la prohibición al acceso a la pesca de fondo a una superficie de 16.419 kilómetros cuadrados de reservas para la protección de ecosistemas marinos vulnerables por debajo de los 400 metros, lo que presenta el 1,16% de las aguas comunitarias en el Atlántico Nororiental.

El Gobierno, responsables autonómicos de Pesca y del sector pesquero han criticado la medida de Bruselas, han afeado la falta de datos científicos para implementar esta decisión, así como la falta de precisión en la definición de las áreas o la escasa participación de los actores afectados en la toma de decisiones y que han advertido del impacto que tendrá para la flota.

De hecho, el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha calificado la medida de "no proporcionada" y ha observado que "tiene un fundamento científico que es anticuado".

"Hemos proporcionado a la Comisión Europea datos más recientes y nos ha prometido que en noviembre va revisar esa decisión", ha asegurado Planas esta semana al término de su comparecencia en la sesión de control al Gobierno en el Senado.

Por otra parte, la patronal pesquera, Cepesca ha anunciado que presentará un recurso de anulación en el Tribunal de Justicia de la Unión Europea por la medida adoptada por Bruselas y ha avanzado posibles paros y concentraciones.

En todo caso, fuentes del Ejecutivo comunitario han defendido la decisión de Bruselas como el resultado de un "proceso muy largo", que ha llevado años concluir y que no necesita de periodo de reflexión.

A mediados de septiembre, Bruselas dio luz verde al reglamento de aguas profundas en el Atlántico Nororiental, después de haber sido sometido a votación el pasado junio en el Comité de Pesca y Acuicultura a través de un acto de implementación que no obtuvo la mayoría requerida para salir adelante, con los votos en contra de España e Irlanda y las abstenciones de varios países.

En este marco, la decisión quedó en manos de la Comisión Europea, responsable finalmente de la adopción de esta regulación, que protege a 57 ecosistemas vulnerables de aguas profundas del Atlántico Nororiental, donde habitan especies como corales o anémonas, una norma que ha suscitado el rechazo del sector pesquero.

SVARLBARD
Los ministros de Agricultura de la Unión Europea tendrán un debate inicial sobre la fijación de cuotas pesqueras para 2023 así como los estados de los stocks de caballa, bacaladilla y arenque y las especies de captura dirigida, merluza, gallo y rape.

Además, los Veintisiete abordarán la cuota del bacalao ártico en la isla noruega de Svalvard, que fue objeto de tensiones entre el país escandinavo y la UE hasta que se cerró un acuerdo en febrero de este año.

También se abordarán las conversaciones de la próxima semana con Noruega y las Islas Feroe a propósito de las asignación de cuotas pesqueras, que la UE considera que son superiores de lo que le correspondería a ambos países.

Por otro lado, los titulares de Agricultura se centrarán en la conservación de la anguila, especie presente en aguas del Mediterráneo y el Báltico, en el análisis sobre cómo exportar la producción agrícola fuera de Ucrania a terceros países, la reglamentación de etiquetado frontal de productos y el uso de pesticidas.

COMENTAR

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil
CLABE