sábado, 21 de abril de 2018 03:48
Sociedad

El Polo Norte experimenta las temperaturas más altas jamás registradas en febrero

|

Temperaturas anu00f3malas en el Polo Norte

Temperaturas mínimas anómalas en el Polo Norte/Climate Reanalyzer



El sol no saldrá en el Polo Norte hasta el 20 de marzo. Normalmente esta época del año debería ser la más fría en esta zona. Sin embargo, un extraordinario y posiblemente histórico deshielo se produjo en la parte más al norte del planeta este fin de semana.


Los análisis muestran que la temperatura se elevó hasta el punto de fusión cuando una enorme tormenta bombeó un intenso pulso de calor a través del Mar de Groenlandia.


Las temperaturas pueden haber subido hasta 35 grados Fahrenheit (casi 2 grados centígrados) en el polo, según el Modelo del Sistema de Previsión Global de Estados Unidos.


Aunque no hay mediciones directas de la temperatura allí, Zack Labe, científico del clima que trabaja en la Universidad de California en Irvine, confirmó que varios análisis independientes mostraron que "estuvo muy cerca de fusión", que es más de 10 grados centígrados por encima de lo normal.


La temperatura promedio para toda la región al norte de los 80 grados de latitud se disparó a su nivel más alto jamás registrado en febrero.


La temperatura promedio fue de más de 2,2 grados centígrados por encima de lo normal. "Ninguna otra intrusión cálida estuvo tan cerca de esto", dijo Labe en una entrevista, describiendo un conjunto de datos registrados por el Instituto Meteorológico Danés desde 1958. "Me sorprendió la amplitud de esta entrada de calor."


Estas entradas de aire cálido en el Ártico son raras, pero cada vez más habituales, según demuestra la investigación.


Un estudio publicado el pasado mes de julio encontró que desde 1980, estos eventos son cada vez más frecuentes, duraderos e intensos.


Gfs world ced t2anom 1 day


"Antes esto no era lo habitual", dice el autor principal del estudio Robert Graham, del Instituto Polar Noruego. "Ocurrió en cuatro años entre 1980 y 2010, pero ahora ha ocurrido en cuatro de los últimos cinco inviernos."


Graham explicó que estos eventos de calentamiento están relacionados con el declive del hielo marino de invierno en el Ártico, señalando que la extensión de hielo de enero fue la más baja registrada.


"A medida que el hielo marino se está derritiendo y adelgazando, se está volviendo más vulnerable a estas tormentas invernales", explicó. "El hielo más delgado se mueve más rápido y puede romperse en trozos más pequeños. Los fuertes vientos del sur pueden empujar el hielo más al norte hacia el Ártico Central, exponiendo las aguas abiertas y liberando calor a la atmósfera del océano".


El Ártico se derrite al ritmo más rápido de los últimos 1.500 años 


Los científicos se sorprendieron en los últimos días al descubrir las aguas abiertas al norte de Groenlandia, una zona cubierta normalmente por un hielo viejo y muy espeso. "Esto me preocupa más que los cálidos temporales en el Ártico en este momento", dijo Mike MacFerrin, especialista en láminas de hielo de la Universidad de Colorado.


El aumento de las temperaturas en el Ártico probablemente también esté relacionado con un calentamiento repentino de la estratosfera, la capa atmosférica de unos 30.000 pies de altura que ocurrió hace varias semanas, dijo Moore. Las razones por las que ocurren estos fenómenos de calentamiento de la estratosfera son mal comprendidas, al igual que sus consecuencias. Sin embargo, tienden a reacomodar las masas de aire caliente y frío, y esta última también se ha relacionado no sólo con la calidez del Ártico, sino también con fenómenos como la "Bestia del Este" que está azotando toda Europa con temperaturas gélidas.


UN INVIERNO LOCO


Moore no dijo que los cálidos picos observados en el Ártico en los últimos años son una señal segura de que se están convirtiendo en un elemento fijo del clima invernal del Ártico; se necesitan más datos, advirtió.


Tanto si se trata de un parpadeo o indicativo de un nuevo normal, los científicos han expresado uniformemente su incredulidad ante las actuales temperaturas del Ártico y el estado del hielo marino.


"Este es un invierno loco", dijo Alek Petty, un científico climático de la NASA, en una entrevista. "No creo que lo estemos sensacionalizando."


"Nunca ha sido tan extremo", dijo a Reuters Ruth Mottram, científica climatológica del Instituto Meteorológico Danés.

relacionada El Ártico se derrite al ritmo más rápido de los últimos 1.500 años
relacionada La NASA muestra el dramático deshielo del Ártico

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil