lunes, 17 de diciembre de 2018 05:29
Sociedad

Cientos de personas y numerosas personalidades dicen su último adiós a Elías Yanes

|


Lamban capilla ardiente elias yanes
El presidente del Gobierno de Aragón, javier Lambán, en la capilla ardiente del arzobispo Elías Yanes


Cientos de aragoneses y numerosas personalidades del mundo de la cultura y de la política están pasando este domingo por la capilla ardiente del arzobispo emérito de Zaragoza y expresidente de la Conferencia Episcopal Española, Elías Yanes, en el Palacio Arzobispal de la capital aragonesa.


En concreto, la capilla se ha instalado en el Salón del Trono, lugar que cuenta con un retrato de Elías Yanes realizado por la pintora Isabel Guerra. El cuerpo del arzobispo emérito de Zaragoza ha sido revestido con los ornamentos sacerdotales (alba, cíngulo, estola y casulla) y con algunas de las insignias pontificales, como el anillo pastoral, palio arzobispal y cruz pectoral, mientras que la mitra y el báculo están junto al féretro. A sus pies, un manto de la Virgen del Pilar y en sus manos, un rosario.


La sala se ha abierto al público a las 12.00 horas, y al lugar ha acudido el arzobispo de Zaragoza, Vicente Jiménez Zamora, quien, acompañado por los familiares, ha rezado un responso. Después, se han ido congregando diferentes personalidades y ciudadanos que han querido despedirse.


Así, durante la mañana han pasado más de 1.000 personas, entre ellos el presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán; el expresidente del Ejecutivo autonómico, Hipólito Gómez de las Roces; el diputado del PP en las Cortes de Aragón, Modesto Lobón; el presidente del Partido Aragonés, Arturo Aliaga; el Justicia de Aragón, Fernando García Vicente; el director de Cáritas Diocesana de Zaragoza, Carlos Gómez Bahillo, y el director científico del Alma Mater, Domingo Buesa.


En el Salón del Trono se ha colocado un libro de condolencias. El primero en firmar en él ha sido el arzobispo de Zaragoza, Vicente Jiménez Zamora. Para esta ocasión, se han preparado dos tomos, con el objetivo de que todos los ciudadanos que se acerquen a la capilla ardiente puedan dejar su rúbrica. No obstante, fuentes del Arzobispado de Zaragoza han señalado que la afluencia de ciudadanos que se acercan a despedirse de Yanes está siendo "masiva" y supera "todas las expectativas" que tenían.


En este libro de condolencias también ha escrito unas palabras el presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, quien ha plasmado que Elías Yanes fue "un hombre de la Iglesia, de sólidos principios religiosos y humanistas". Además, ha recordado la forma en la que fue nombrado obispo.


Por su parte, el presidente del Partido Aragonés, Arturo Aliaga, ha calificado a Yanes de "aragonés muy ilustre" y ha destacado su coherencia, seriedad y su influencia "en el mundo religioso aragonés y español". Por ello, ha subrayado que hay que despedirlo "como se merece".


El expresidente del Gobierno de Aragón, Hipólito Gómez de las Roces, ha explicado que le ha dejado un mensaje a Yanes en el libro de condolencias en el que le ha pedido que haga "lo posible" para que se vuelvan a encontrar "en el cielo" y así poder volver a conversar.


En la tarde de este domingo, pasadas las 19.30 horas, está previsto que acuda el Cabildo Metropolitano en corporación al Salón del Trono del Palacio Arzobispal, para rezar solemnemente unas preces por el difunto. La capilla ardiente permanecerá abierta hasta las 20.00 horas y el lunes de 9.00 a 11.30 horas, puede ser visitada por todas las personas que así lo deseen. Los ciudadanos deben acceder al lugar por la escalera imperial del Palacio.


FUNERAL Y SEPULTURA EN LA BASÍLICA DEL PILAR


El lunes se trasladará el cuerpo de Elías Yanes a la catedral basílica de Nuestra Señora del Pilar, donde será la misa funeral y la sepultura en la cripta en la que descansan los restos mortales de los personajes ilustres de la ciudad. El último funeral de un arzobispo de Zaragoza en la basílica fue el de monseñor Rigoberto Doménech, en 1955.


En concreto, a las 11.30 horas de este lunes, una vez clausurada la capilla ardiente, se procederá al sellado del féretro, y la comitiva fúnebre se encaminará hasta la catedral basílica de Nuestra Señora del Pilar, a la que accederá por la 'Puerta Baja', donde será recibido por los obispos, arzobispos y cardenales concelebrantes.


La presidencia litúrgica le corresponde al arzobispo metropolitano de Zaragoza, Vicente Jiménez Zamora. Los concelebrantes principales serán los cardenales Ricardo Blázquez, presidente de la Conferencia Episcopal Española, y el aragonés Juan José Omella, quien fue obispo auxiliar de Zaragoza y, actualmente, es arzobispo de Barcelona.


Tras una oración en la puerta del templo, comenzará la procesión hasta el 'altar mayor', donde se celebrará la misa exequial. Al llegar, se encenderá el cirio pascual y se depositarán sobre el féretro la casulla y la mitra, el báculo pastoral y el evangeliario. La misa, en la que la homilía será pronunciada por el arzobispo de Zaragoza.


Acabada la misa, se organizará otra procesión hacia la cripta. Antes de bajar a ella, se realizará el rito llamado 'último adiós al cuerpo del difunto' y se cantará la jaculatoria 'Bendita y alabada sea', recomendando el alma de monseñor Yanes a la protección de la Virgen del Pilar.


Finalmente, se bajarán los restos mortales del Arzobispo emérito a la cripta, donde en la intimidad recibirán cristiana sepultura, en el nicho más elevado del 'lado del evangelio', justo al lado del brazo derecho de la cruz que preside la capilla mortuoria.


Durante todos los ritos, serán los seminaristas de Zaragoza quienes desempeñen los ministerios litúrgicos. La parte musical, bajo la dirección del maestro Berdejo Marín, correrá a cargo de la escolanía de Infantes del Pilar y el coro del Seminario Metropolitano, reforzado para la ocasión por algunas voces graves de la capilla musical Nuestra Señora del Pilar. El organista será el titular del Pilar, Juan San Martín.


ORACIÓN Y ESTUDIO TRAS SU RENUNCIA EN 2005


Elías Yanes (La Palma, 1928), falleció este viernes, 9 de marzo, a las 23.20 horas, a los 90 años de edad en su residencia de la capital aragonesa, tras un continuo debilitamiento a causa de la edad, según ha informado el Arzobispado de Zaragoza.


Tras la aceptación de su renuncia a la sede metropolitana de Zaragoza, por parte de san Juan Pablo II, en abril de 2005, mantuvo una gran actividad, hasta el primer semestre de 2015, en que se retiró de la vida pública, consagrándose a la oración y el estudio.


Poco antes de morir, recibió de manos de su secretario, el sacerdote Antonio González Mohino, la 'indulgencia plenaria'. Unos días antes había recibido la 'unción de los enfermos' y el 'viático'.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil