viernes, 25 de mayo de 2018 03:11
Sociedad

La contaminación del aire aumenta la delincuencia en las ciudades

|

Robo de un movil


El impacto de la contaminación atmosférica en la salud humana está bien documentada. Sabemos que la exposición a altos niveles de contaminantes atmosféricos aumenta el riesgo de infecciones respiratorias, enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares, cáncer de pulmón, así como demencia y enfermedad de Alzheimer.


Pero cada vez hay más pruebas que sugieren que la contaminación atmosférica no sólo afecta a nuestra salud, sino también a nuestro comportamiento.


El plomo se eliminó de la gasolina en los EEUU en la década de 1970 en respuesta a la preocupación de que las emisiones de los vehículos pudieran estar contribuyendo a problemas de comportamiento, dificultades de aprendizaje y un menor coeficiente intelectual entre los niños.


En particular, la exposición infantil al plomo aumenta rasgos como la impulsividad, la agresividad y el bajo coeficiente intelectual, que pueden influir en el comportamiento delictivo. Desde entonces, el abandono del plomo en la gasolina se ha relacionado con una disminución del 56% de los delitos violentos en la década de 1990.


La exposición a corto plazo a la contaminación atmosférica, especialmente al dióxido de azufre, se ha asociado con un alto riesgo de hospitalización por trastornos mentales en Shanghai. Y en Los Ángeles, un estudio llegó a la conclusión de que los niveles más altos de contaminación por partículas aumentan el comportamiento delictivo de los adolescentes en los barrios urbanos, aunque, por supuesto, estos efectos se ven agravados por las malas relaciones entre padres e hijos, así como por la angustia social y mental de los padres.


Ahora se cree que la exposición a los contaminantes del aire puede causar inflamación en el cerebro. Además, las partículas finas son perjudiciales para el cerebro en desarrollo, porque pueden dañar el cerebro y las redes neuronales e influir en el comportamiento.


COMPORTAMIENTO DELICTIVO


La evidencia hasta ahora sugiere que la contaminación del aire tiene la capacidad de aumentar el mal comportamiento, especialmente entre los jóvenes. Pero investigaciones adicionales indican que puede tener impactos aún más serios.


Un estudio de la contaminación del aire y la delincuencia en 9.360 ciudades de EEUU sugiere que la contaminación del aire aumenta la delincuencia. El aire contaminado aumenta la ansiedad, lo que a su vez puede conducir a un aumento del comportamiento criminal o poco ético. El estudio concluyó que las ciudades con mayores niveles de contaminación atmosférica tenían mayores niveles de delincuencia.


Contaminacion 1 2


Una investigación reciente del Reino Unido proporciona más información sobre este tema, comparando los datos de 1,8 millones de delitos en dos años con los datos de contaminación de los barrios y distritos de Londres. En el análisis se tuvieron en cuenta factores como la temperatura, la humedad y las precipitaciones, los días de la semana y las diferentes estaciones del año.


El índice de calidad del aire (ICA) reporta cómo de limpio o contaminado está el aire cada día. Los investigadores encontraron que un aumento de 10 puntos en el ICA aumenta la tasa de criminalidad en un 0.9 por ciento. 


Los niveles de delincuencia en Londres son, por lo tanto, más altos en los días más contaminados.


El estudio reveló que la contaminación atmosférica influyó en la delincuencia en los barrios más ricos y más pobres de Londres.


Específicamente, los hallazgos relacionaron los niveles más altos de contaminación del aire en Londres con aumentos en los delitos menores como el hurto en tiendas y el hurto de carteristas. 


Los investigadores no encontraron un impacto significativo en delitos graves como el asesinato, la violación o el asalto que resultaron en lesiones graves.


EL FACTOR ESTRÉS


La exposición al aire de mala calidad puede aumentar la hormona del estrés, el cortisol, que puede influir en la percepción del riesgo. El aumento de los niveles de riesgo es una de las razones por las que hay un aumento de la actividad delictiva en los días contaminados. Los investigadores concluyen que reducir la contaminación del aire podría reducir la delincuencia.


Pero otros factores sociales y ambientales también pueden influir en el comportamiento de las personas. Los desórdenes ambientales, como ventanas rotas y los graffitis, pueden inducir desórdenes sociales y morales. La teoría de la ventana rota sugiere que las señales de un comportamiento delictivo desordenado y mezquino desencadenan un comportamiento delictivo más desordenado y mezquino, lo que hace que ese comportamiento se propague.


Contaminacin2


Cada vez está más claro que los efectos del aire contaminado van más allá de los conocidos impactos sobre la salud y el medio ambiente. Sin embargo, la contaminación del aire sigue siendo elevada en muchos países. 


Y es que según la Organización Mundial de la Salud, nueve de cada diez personas en todo el mundo respiran aire tóxico.


Todavía hay mucho que desconocemos acerca de cómo los contaminantes individuales del aire pueden afectar la salud y el comportamiento, y cómo esto difiere con el género, la edad, la clase, los ingresos y la ubicación geográfica. El vínculo entre los altos niveles de contaminación atmosférica y los aumentos en el tipo de comportamiento requiere más pruebas sólidas para determinar un vínculo causal más fuerte.


Pero hay muchas pruebas que demuestran que la mala calidad del aire es mala para nuestra salud física y mental. Se requiere una acción concertada de los gobiernos nacionales y locales para abordar el problema mediante el desarrollo de un transporte más sostenible, la producción y el uso eficientes y renovables de la energía y la gestión de los residuos.




Información extaída de 'The Conversation'

relacionada Más del 95% de la población respira aire peligrosamente contaminado
relacionada La contaminación atmosférica causa alteraciones cerebrales en las criaturas

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil