martes, 16 de julio de 2019 08:58
Sociedad

El calentamiento del mar provocó la misteriosa muerte de miles de aves

|

Una alcitade Cassin encontrada muerta en Kiwanda Beach, Oregon, en 2014

Una alcita de Cassin encontrada muerta en Kiwanda Beach, Oregon, en 2014/Patty Claussenius-COASST



Investigadores internacionales dirigidos por Julia Parrish han resuelto uno e los misterios de la vida animal que más curiosidad despertó en biólogos norteamericanos. En otoño de 2014, residentes de la costa oeste presenciaron un acontecimiento raro, sin precedentes.


La costa pacífica, desde California hasta la Columbia Británica, quedó cubierta de cadáveres de aves marinas. Decenas de miles de pájaros aparecieron muertos en toda la costa, en un fenómeno que dejó a los especialistas de la vida animal muy preocupados. 


Alcitas de Cassin muertas en 2014


Un numeroso grupo de voluntarios -más de 800 personas- incluyendo miembros del Coastal Observatory and Seabird Survey Team (COASST), registraron los lugares donde se encontraron lo cadáveres y la información se incluyó en una extensa base de datos.


Después, combinaron esas informaciones con datos relacionados con la temperatura del agua, la circulación oceánica y la disponibilidad de zooplancton, el principal alimento de las aves encontradas muertas. Los resultados han sido presentados en la revista científica 'Geophysical Research Letteres'.


Alcitas de Cassin se encontraron en Moolack Beach, Oregon, en 2014

La pizarra indica la ubicación y la hora en que fueron encontrados los cadáveres/Dorothea Derickson-COASST


Tras analizar la información recogida, llegaron a la conclusión de que entre 2013 y 2015 las aguas de la costa del Pacífico se calentaron de forma abrupta debido al aumento de la temperatura en la atmósfera.


Como el zooplancton (krill y copépodos) prefiere aguas más frías, el aumento de la temperatura provocó la disminución del alimento disponible para estos animales.


El informe señala la inanición como la causa de muerte de entre 250.000 y 500.000 alcitas de Cassin entre finales de 2014 y principios de 2015.


Se trata de un fenómeno que, según los científicos, podría volverse más frecuente debido al calentamiento global. En el futuro, es probable que las aguas del norte del Pacífico sigan calentándose. 


"Cuando vemos estos eventos de mortalidad masiva, es el ecosistema que nos dice, en grandes letras de neón, que algo anda mal. Este documento puede ser usado como prueba definitiva de los impactos de un mundo que se está calentando, y no es una imagen bonita", indica Parrish.

relacionada ​Las olas de calor en el mar están aumentando desde hace un siglo
relacionada El Ártico se derrite al ritmo más rápido de los últimos 1.500 años

COMENTAR



Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil