domingo, 22 de septiembre de 2019 07:37
Sociedad

​Un nuevo estudio muestra la cantidad de opiáceos recetados por los médicos

|

Opiu00e1ceos


Después de años de uso creciente, los datos sugieren que las recetas de opiáceos están comenzando a disminuir en los EEUU, tal vez en un esfuerzo por reducir una epidemia de abuso de sustancias que continúa empeorando.


Pero nuevas investigaciones sugieren que muchos médicos todavía están recetando estos fuertes medicamentos, incluso para lesiones relativamente menores.


De hecho, una cuarta parte de los pacientes tratados por esguinces de tobillo entre 2011 y 2015 salieron del hospital con una receta de opiáceos, según un artículo publicado en 'Annals of Emergency Medicine'.


Para llegar a ese hallazgo, investigadores de la Universidad de Pensilvania analizaron las reclamaciones de seguros privados presentadas por casi 31.000 pacientes que habían sido tratados en una sala de emergencia por un esguince de tobillo. Todos estos pacientes eran mayores de 18 años y ninguno había pedido una receta de opiáceos durante los seis meses anteriores.


En general, 25,1% de estos pacientes recibieron una receta de opiáceos, encontraron los investigadores. La prescripción promedio de opiáceos fue relativamente baja y se suministró unas 15 píldoras, o lo suficiente para tres días, pero un pequeño número recibió prescripciones equivalentes a más de 30 pñídoras de oxicodona de potencia media, que según la Administración de Lucha contra las Drogas (Drug Enforcement Administration) tiene "un alto potencial de abuso".


Casi el 5% de los pacientes del estudio que recibieron recetas de esta potencia progresaron a un uso prolongado de opiáceos, en comparación con cerca del 1% de los pacientes que recibieron recetas más moderadas y el 0,5% de los individuos que no recibieron una receta de opiáceos, según el documento.


Los hábitos de prescripción también variaron ampliamente de estado a estado, encontraron los investigadores: En Arkansas, por ejemplo, el 40% de los pacientes se alejaron de las recetas de opiáceos, en comparación con casi el 3% de las personas en Dakota del Norte.


El artículo también señala que las tasas generales de prescripción disminuyeron durante el periodo del estudio, de 28% de los pacientes en 2011 a 20, 4% en 2015. En 2016, un año después de que terminó el período de investigación, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades emitieron nuevas pautas más estrictas para los recetadores. Y en 2017, la farmacia CVS comenzó a limitar el acceso a los opiáceos.


El estudio, financiado en parte por el Instituto Nacional de Abuso de Drogas (National Institute on Drug Abuse, NIDA), es el último en demostrar cómo los opiáceos recetados por el médico pueden contribuir al consumo de sustancias a largo plazo.


Se estima que el 80% de las personas que eventualmente consumen heroína primero abusan de los medicamentos recetados, según el National Institute on Drug Abuse.


Sin embargo, a pesar de la prevalencia de los medicamentos opiáceos, la investigación sugiere que los analgésicos de venta libre son igual de efectivos para la mayoría de las lesiones, y que muchos estadounidenses preferirían tratar el dolor sin medicamentos.


COMENTAR



Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil