jueves, 14 de noviembre de 2019 10:18
Opinión

LAS CALLES NO ERAN DE FRAGA, NI AHORA DEBEN SER DE LOS TAXISTAS

Carmen P. Flores
Carmen P. Flores
Directora de Pressdigital

Directora de PressDigital

Taxis bcn granvia 280718


Desde hace años no se conoce una huelga del sector del taxi en Barcelona como la que se está viviendo estos días. No solo la capital catalana está siendo escenario de la ausencia de un transporte público tan importante, sino que a la misma se han sumado otras ciudades españolas. El motivo, la “competencia” desleal de los vehículos con conductor (VTC), que están usando los conductores de Uber y Cabify y que al parecer se están haciendo con el mercado…


La situación es complicada, no viene de ahora, sino que del tema se lleva unos pocos años hablando. ¿Tienen razón los huelguistas? Seguramente una parte importante la tienen, no toda. No obstante, sus derechos terminan donde empiezan los de los ciudadanos, que se han visto privado de un servicio público muy importante. Varios sectores están sufriendo las consecuencias de esta huelga que en más de un caso se ha radicalizado, aunque la vendan como una huelga pacifica, reivindicativa y justa.


Los miles de turistas que han elegido la ciudad condal para disfrutar de unos días de descanso, se han visto sorprendidos por la falta de un transporte que les lleve a sus lugares de destino. Las explicaciones de los huelguistas no han convencido a los sufridos turistas y las autoridades competentes no han sabido ofrecer otra alternativa de transporte. Los autobuses del aeropuerto han sido insuficientes para dar respuesta a la demanda. El metro y el tren también se han visto desbordados: previsiones, cero.


Las imágenes que han ofrecido los huelguistas dejan mucho que desear. Flaco favor están haciendo a su profesión, a otros sectores y a la imagen de una Barcelona que lleva tiempo siendo castigada por otros temas.


¿Por qué se está permitiendo que una de las calles más importantes de la ciudad, como es la Gran Via, siga ocupada por la flota de taxis, para desesperación de la ciudadanía?


Las negociaciones con el Gobierno se han iniciado, pero los conductores no están satisfechos, quieren más concesiones en menos tiempo. Lo que no han conseguido antes lo quieren ahora y ya. ¿Le han perdido el respeto al Gobierno socialista? Eso parece y están dispuestos a seguir ocupando otros lugares estratégicos si no se salen con la suya. En el resto de España, la situación no es mejor.


Derecho de huelga, sí; derechos y respeto a los ciudadanos también. Las calles dejaron de ser de unos pocos. Las calles son de todos. Ese derecho debe mantenerlo el Gobierno central, el autonómico y el local. No se puede permitir los que están haciendo los taxistas. Siempre han sido un colectivo con claro-oscuros y en entredicho.


La calle ni era de Fraga ni ahora debe ser de los taxistas.



Artículo original publicado en catalunyapress.es

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil