martes, 25 de septiembre de 2018 22:30
Sociedad

Científicos demuestran que se pueden regenerar heridas abiertas sin recurrir a injertos

|

Los tejidos epiteliales se generaron mediante la conversiu00f3n de un tipo de cu00e9lula en otro dentro de una u00falcera grande en un modelo de ratu00f3n de laboratorio Salk Institute

Los tejidos epiteliales se generaron mediante la conversión de un tipo de célula en otro dentro de una úlcera grande en un modelo de ratón de laboratorio/Salk Institute 


Los científicos han demostrado que es posible regenerar directamente la piel sana en heridas abiertas potencialmente mortales causadas por quemaduras o úlceras que antes sólo se podían tratar con injertos quirúrgicos.


Cuatro ingredientes celulares clave que las células de la piel necesitan para comenzar a regenerar las capas complejas que forman la barrera protectora externa del cuerpo han sido identificados por los académicos en el Instituto Salk en San Diego.


Mientras que las heridas grandes han perdido la capa base de las células de la piel que necesitan regenerar, el equipo utilizó virus para reprogramar otras células de la herida y el tejido conectivo de abajo para crear estas cuatro proteínas.


Los investigadores consiguieron formar una nueva piel en solo 18 días.


Los hallazgos podrían llevar a una nueva generación de tratamientos sencillos para las heridas que podrían prevenir las complicaciones de las heridas difíciles de curar que son comunes entre las personas mayores y los pacientes con diabetes.


También puede permitir la reparación de otros órganos dañados, aunque es probable que sea en el futuro. Sin embargo, este estudio ha demostrado que es posible en ratones que necesitan más refinamientos antes de llegar a los hospitales.


"Lo que hicimos en el estudio actual es generar una cobertura tridimensional de la piel en un entorno experimental de herida abierta en el que nunca sería posible una cobertura o curación", dijo a 'The Independent' el profesor Juan Carlos Izpisua Belmonte, uno de los autores principales del estudio.


"Esta observación sugiere que podríamos cubrir o curar una herida de cualquier tamaño en un tiempo específico."


Añade: "Aunque esto no se examina específicamente en nuestro trabajo actual, algunos de nuestros hallazgos sugieren que nuestra tecnología de reprogramación tiene el potencial de devolver la piel envejecida o algo enferma a un estado más 'juvenil'".


Para sanar una herida, las células llamadas queratinocitos, que forman las capas externas de la piel, necesitan moverse y sellar gradualmente las áreas dañadas. Sin embargo, este proceso de curación disminuye con la edad, y en personas con afecciones circulatorias que pueden ser causadas por cosas como el tabaquismo o la diabetes.


En estos casos, las pequeñas heridas pueden convertirse en grandes "úlceras" no cicatrizantes que pueden tener complicaciones mortales.


Las úlceras, quemaduras y otras heridas que dañan múltiples capas de piel o que son demasiado grandes pueden necesitar tratamiento con un injerto de piel, generalmente tomando piel de otra parte del cuerpo para trasplantar.


Cuando no hay suficiente piel sana, los médicos pueden utilizar algunas células madre de la piel para cultivarlas en el laboratorio y crear un trasplante protésico; sin embargo, esto es muy costoso y lento y los pacientes son vulnerables en el ínterin.


Pero el profesor Izpisua Belmonte y su equipo se pusieron a buscar una alternativa mejor.


"Nos propusimos hacer piel donde no había piel para empezar", señaló Masakazu Kurita, investigador asociado de Salk y autor principal del estudio publicado en la revista 'Nature'.


Se centraron en la capacidad de los queratinocitos para actuar como las células madre de la piel, los tipos de células que pueden transformarse en cualquier tipo de tejido.


Mientras que las heridas grandes donde se ha perdido la capa base de la piel no tienen queratinocitos para regenerar el tejido, los investigadores pensaron que podría ser posible reprogramar otras células del tejido conectivo inferior.


Mirando los productos celulares de los queratinocitos y las células de la herida, identificaron 55 moléculas de proteínas que son importantes en la regeneración de la piel, antes de reducirlas a cuatro proteínas clave con ensayo y error.


Luego encontraron las instrucciones genéticas que las células usan para hacer estas proteínas y las cargaron en retrovirus, que pueden escribir su material genético en las células, antes de aplicarlas a úlceras que no sanan en ratones.


Después de dos semanas y media las heridas tenían una compleja capa de piel que se tejía en los bordes del tejido sano, y en seis meses estas nuevas células eran idénticas a la piel original.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil