miércoles, 19 de mayo de 2021 02:23
Sociedad

Relacionan riesgo de autismo con ​la exposición prenatal a la contaminación del aire

|

Contaminacion atmosferica


La exposición prenatal a la contaminación del aire ambiente se asoció con un mayor riesgo de trastorno del espectro autista, según encuentra un estudio reciente. Las mujeres embarazadas de Vancouver que estuvieron expuestas al nivel más alto de óxido nítrico ambiental, un contaminante en el aire relacionado con el tráfico, fueron más propensas a dar a luz a niños a los que posteriormente se les diagnosticó autismo, señalaron los investigadores.


El trastorno del espectro autista, una discapacidad del desarrollo, se caracteriza por problemas de comunicación e interacción social con patrones de comportamiento repetitivos.


Lief Pagalan, autor principal del estudio y miembro de la facultad de ciencias de la salud de la Universidad Simon Fraser, advierte que el estudio, publicado el lunes 19 de noviembre en la revista médica 'JAMA Pediatrics', sólo mostró una relación entre la exposición prenatal al óxido nítrico y las tasas de autismo. No demostró que la contaminación del aire causara autismo.


Los expertos enfatizan que las causas exactas del autismo siguen siendo desconocidas, y algunos dicen que los investigadores en este estudio no analizaron cada factor de riesgo potencial.


Aún así, la investigación "se suma a la creciente preocupación de que no haya niveles seguros de exposición a la contaminación del aire", escribió Pagalan en un correo electrónico.


"No sólo tuvimos acceso a datos ricos, lo que nos permitió desarrollar uno de los estudios más grandes hasta la fecha, sino que también pudimos llevar a cabo este estudio en una ciudad con niveles relativamente más bajos de contaminación atmosférica", dijo.


Más de 100.000 niños estudiados


Pagalan y sus colegas analizaron los registros de 129,436 niños nacidos en Vancouver entre 2004 y 2009.


"Analizamos los datos de contaminación del aire en Vancouver durante el mismo período para evaluar la exposición a la contaminación del aire en la mujer embarazada", dijo. "A sus hijos se les dio seguimiento durante al menos 5 años para ver si se les había diagnosticado un trastorno del espectro autista".


En general, cerca del 1% de los niños fueron diagnosticados con autismo a la edad de cinco años, encontraron los investigadores. Compararon las tasas de autismo entre los hijos de mujeres que habían estado expuestas a la menor cantidad de contaminación del aire durante el embarazo contra las tasas entre los hijos de las mujeres más expuestas.


Las tres medidas de contaminación atmosférica (partículas, dióxido de nitrógeno y óxido nítrico) mostraron una asociación similar con el autismo.


Las probabilidades de desarrollar autismo entre los niños expuestos prenatalmente a niveles más altos de PM2.5 (material particulado de menos de 2.5 micrómetros de diámetro) fueron de 1.04%, las probabilidades de autismo en niños expuestos a niveles más altos de dióxido de nitrógeno fueron de 1.06%, y las probabilidades de autismo en niños expuestos a niveles más altos de óxido nítrico fueron de 1.07%. Este aumento final del riesgo resultó ser "estadísticamente significativo", lo que significa que cruzó la línea del azar y muestra una verdadera relación.


Estudios en los EE. UU., entre ellos uno en el condado de Los Ángeles, han mostrado que vivir cerca de una carretera donde la calidad del aire es deficiente podría ser un posible desencadenante del autismo, pero tres estudios europeos, entre ellos uno que analizó a Suecia, los Países Bajos, España e Italia, no han demostrado que exista una relación, apuntaron los autores del nuevo estudio.


Pagalan dijo que las causas del autismo no se conocen por completo. "Son complicadas y tienen muchos factores, pero los investigadores reconocen que tanto la genética como los factores ambientales tienen que ver", dijo.


Los expertos dicen que cualquier asociación entre la contaminación del aire y el autismo es pequeña en el mejor de los casos.


Autismo 1

El autismo es hereditario y sus causas siguen siendo desconocidas


Robin P. Goin-Kochel, director asociado de investigación del Texas Children's Autism Center y profesor asociado del Baylor College of Medicine, dijo que las familias deben "tomar estos resultados con un grano de sal". Goin-Kochel, que no participó en el nuevo estudio, enfatizó que sólo encontró una asociación que "no equivale a causalidad".


Aún así, cree que los autores "abordaron bien" algunas deficiencias en estudios anteriores sobre el mismo tema. Por ejemplo, los criterios para los niños con autismo incluían sólo a aquellos que habían recibido un diagnóstico de "estándar de oro", basado en datos de la Red de Evaluación del Autismo de Colombia Británica.


Sin embargo, no se incluyeron otros factores importantes en el análisis, dijo, como el estatus socioeconómico, que ha demostrado estar relacionado con el autismo.


"Además, la atención se centró en el lugar de residencia de las madres, y es posible que los lugares de trabajo de las madres tengan una composición ambiental diferente que podría ser importante tener en cuenta", escribió en un correo electrónico. "Es posible que estos contaminantes y/u otras exposiciones influyan en los padres y en la calidad de su esperma."


James Cusack, director de ciencia de Autistica, una organización benéfica del Reino Unido, dijo al Science Media Centre que la nueva investigación "no debería preocupar a la gente que piensa en tener hijos".


"El autismo es fuertemente genético. Sabemos esto porque es hereditario", dijo Cusack, que no participó en el estudio. Añadió que los investigadores encontraron sólo "un pequeño aumento" en la probabilidad de tener un hijo autista para las mujeres expuestas a más contaminación atmosférica, específicamente al óxido nítrico. "Otras diferencias que no se midieron, como las diferencias genéticas, pueden explicar este aumento. Este estudio no proporciona evidencia de que la contaminación del aire cause autismo".


Kevin McConway, profesor emérito de estadística aplicada en The Open University, dijo a Science Media Centre que el nuevo estudio es "cuidadoso" pero los resultados son "un poco difíciles de interpretar".

"En términos generales, los resultados del estudio fueron muy similares para los tres contaminantes", dijo McConway, que no participó en la nueva investigación. Sin embargo, sólo el óxido nítrico fue "más allá del límite convencional de significación estadística", dijo, "y sólo un poco más".


"En estudios como éste no es posible determinar realmente qué causa qué", dijo. "Tal vez la contaminación del aire afecte realmente el riesgo[de autismo], o tal vez no". Aunque el estudio "añade más evidencia", concluyó, "estamos muy lejos de saberlo".


Pagalan dijo que debido a que no hay cura para el autismo, "identificar los factores de riesgo ambientales ayuda a identificar las oportunidades de prevención".

relacionada ​La teoría del 'cerebro masculino extremo' del autismo confirmada
relacionada El autismo ayudó a producir gran parte del arte y la tecnología en la prehistoria

COMENTAR

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil