lunes, 17 de diciembre de 2018 10:30
Internacional

​Macron sopesa aplicar el Estado de emergencia en Francia

|

Chalecos amarillos en Paru00eds



El presidente francés, Emmanuel Macron, celebrará una reunión de emergencia de ministros de alto nivel el domingo, después de que el sábado se produjeran en el centro de París los peores disturbios de la última década. Miles de manifestantes enmascarados libraron batallas con la policía, prendieron fuego a automóviles, bancos y casas y quemaron barricadas improvisadas al borde de las manifestaciones contra el aumento de los impuestos al combustible.


El domingo por la mañana, las autoridades de París alquilaron más camiones para empezar a retirar los cadáveres de los coches quemados de las aceras quemadas de algunas de las calles más caras de París, en medio de graffiti que pedían la dimisión de Macron.


Montones de botes de gas lacrimógeno llenaron las aceras rotas frente a filas de fachadas de tiendas y ventanas rotas, mientras los canales de televisión mostraban imágenes ininterrumpidas del centro de París en llamas durante los eventos del sábado.



El portavoz del gobierno, Benjamin Griveaux, no descartó la posibilidad de imponer el estado de emergencia, como han pedido dos sindicatos de policía. El presidente, el primer ministro y el ministro del interior dijeron que discutirán todas las opciones disponibles.


Más de 400 personas fueron arrestadas el sábado, y más de 300 siguen bajo custodia policial el domingo. Más de 130 personas resultaron heridas, mientras que un manifestante se encuentra en estado grave en coma.


La violencia estalló al margen de las manifestaciones contra los impuestos sobre los combustibles organizadas por el movimiento de protesta de los ciudadanos conocido como los 'gilets jaunes', o chalecos amarillos. Desde la reunión del G20 en Argentina, Macron dijo que "nunca aceptará la violencia".


Añadió: "Ninguna causa justifica que las fuerzas de seguridad sean atacadas, que se saqueen tiendas, que se incendien edificios públicos o privados, que se amenace a peatones o periodistas o que se manche el Arco del Triunfo".



El presidente dijo que los manifestantes pacíficos tenían preocupaciones legítimas y que escucharía su "cólera", y añadió que sus manifestaciones habían sido infiltradas por violentos alborotadores que serían llevados a juicio en los tribunales.


Macron, que ha apostado su identidad política por el voto de no ceder nunca a las protestas callejeras, se encuentra ahora bajo presión para encontrar una forma de calmar el creciente ambiente de revuelta social en Francia, que le ha tomado por sorpresa.


En París, la policía antidisturbios comenzó a disparar el primer gas lacrimógeno el sábado por la mañana temprano, cuando los pacíficos gilets jaunes llegaron a los Campos Elíseos. El movimiento espontáneo de los ciudadanos, que comenzó a mediados de noviembre protestando contra el aumento de los impuestos sobre el combustible, se ha transformado en un movimiento antigubernamental y anti-macrónico mucho más amplio, que desafía la desigualdad y los bajos niveles de vida.


Los eslóganes pintados a lo largo de las calles más caras de París el sábado golpearon al presidente joven, centrista y pro-empresarial como símbolo de una élite aislada del pueblo.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil