domingo, 16 de diciembre de 2018 16:50
Sociedad

El consumo de carne de vacuno debe disminuir drásticamente a medida que crece la población mundial

|

Los habitantes de las naciones ricas tendrán que hacer grandes recortes en la cantidad de carne de vacuno y de cordero que comen para que el mundo pueda alimentar a 10.000 millones de personas, según un nuevo informe. Estos recortes y una serie de otras medidas también son necesarios para prevenir un cambio climático catastrófico.


Según el informe del Instituto de Recursos Mundiales (WRI), en 2050 se necesitarán un 50% más de alimentos, pero las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes de la agricultura y ganadería tendrán que reducirse en dos tercios en ese mismo período de tiempo. Los alimentos adicionales tendrán que ser producidos sin crear nuevas tierras de cultivo, dice, de lo contrario, los bosques que quedan en el mundo se enfrentarán a la destrucción. 


La producción de carne y leche utiliza el 83% de las tierras de cultivo y produce el 60% de las emisiones de la agricultura.


Vacas


Aumentar la cantidad de alimentos producidos por hectárea sería el paso más crítico, dicen los expertos, seguido de recortar el consumo de carne y poner fin al desperdicio de un tercio de los alimentos producidos.


"Tenemos que cambiar la forma en que producimos y consumimos alimentos, no sólo por razones ambientales, sino porque se trata de un problema existencial para los seres humanos", alerta Janet Ranganathan, vicepresidenta de ciencia e investigación del WRI.


Tim Searchinger, del WRI y de la Universidad de Princeton, señala a 'The Guardian': "Si tratáramos de producir todos los alimentos necesarios en 2050 utilizando los sistemas de producción actuales, el mundo tendría que convertir la mayor parte de sus bosques restantes, y la agricultura por sí sola produciría casi el doble de las emisiones permitidas por todas las actividades humanas".


El nuevo informe, presentado en la cumbre climática de la ONU en Katowice, Polonia, sigue a otros importantes análisis científicos que demuestran que las grandes reducciones en el consumo de carne son "esenciales" para evitar un cambio climático peligroso. Otro encontró que evitar la carne y los productos lácteos era la mayor manera de reducir el impacto ambiental de un individuo en el planeta, desde frenar la aniquilación de la vida silvestre hasta sanar zonas muertas en los océanos.


Las academias de ciencias del mundo concluyeron la semana pasada que el sistema alimentario mundial estaba "roto", dejando a miles de millones de personas subalimentadas o con sobrepeso y provocando un peligroso calentamiento global.


 Otro nuevo informe concluía que el sistema alimentario mundial requería una "transformación radical" si se quería alcanzar el cambio climático y los objetivos de desarrollo, incluido el "cambio dietético generalizado".


Tras el aumento de la productividad, el informe del WRI se centra en la carne de rumiantes. La digestión del ganado vacuno y ovino produce metano, un potente gas de efecto invernadero. 


La carne de res proporcionó el 3% de las calorías en la dieta de los ciudadanos estadounidenses, pero fue responsable de la mitad de las emisiones, dijo el WRI.


El informe recomienda que 2.000 millones de personas en países como Estados Unidos, Rusia y Brasil reduzcan su consumo de carne de res y de cordero en un 40%, limitándolo a una media de 1,5 porciones a la semana. La mayoría de los ciudadanos del mundo seguirían comiendo relativamente poca carne de res en el escenario proyectado por el WRI.


Pero Searchinger indica: "Los pobres del mundo tienen derecho a consumir al menos un poco más". La reducción del 40% es una reducción menor que en otros estudios. "Creemos que es una meta realista", dijo. "En los EE.UU. y Europa, el consumo de carne de vacuno ya se ha reducido en un tercio desde los años 60 hasta hoy."


Tobias Baedeker, del Banco Mundial, dijo que los agricultores necesitarían mucho apoyo para hacer los cambios necesarios, pero que redirigir los enormes subsidios del mundo podría ser un "cambio de juego". Según la OCDE, se conceden subsidios de más de 590.000 millones de dólares al año a los agricultores de 51 países, lo que representa dos tercios de la producción mundial de alimentos. En EEUU, estos subsidios reducen a la mitad el precio actual de la carne de vacuno, dice el WRI.


Richard Waite, del programa de alimentos del WRI, dice: "Dada la magnitud del cambio necesario, va a ser necesaria la intervención del gobierno, sin duda para llegar allí con la suficiente rapidez. Creo que un impuesto sobre la carne es algo que, en última instancia, se producirá en un plazo de cinco años o más. Tomó mucho tiempo para que un impuesto sobre el azúcar se volviera creíble [pero] se ha puesto en marcha".


Granja de vacas


Las sofisticadas estrategias de marketing y de cambio de comportamiento que las empresas alimentarias ya utilizaban para influir en los clientes podrían ayudar a cambiar las dietaseñala Ranganathan, al igual que los gobiernos, que podrían fomentar menos carne en las escuelas, hospitales y otras instituciones públicas.


Otros cambios necesarios en la agricultura, según el WRI, incluyen una mejor alimentación para reducir la producción de metano de las vacas, limitar la producción de biocombustibles a partir de cultivos alimentarios, gestionar mejor el estiércol y los fertilizantes y reducir el uso de energía por parte de la maquinaria agrícola. También dijo que la demanda general de alimentos podría reducirse, con políticas para frenar el crecimiento de la población como "mejorar el acceso de las mujeres a la educación y la atención sanitaria en África para acelerar la reducción voluntaria de los niveles de fecundidad".


El informe del WRI fue lanzado en la cumbre climática de la ONU en Polonia, donde casi 200 naciones están tratando de convertir en realidad la visión de reducción de carbono establecida en París en 2015. La rápida aceleración de la acción es otro objetivo clave. La acción climática debe quintuplicarse para limitar el calentamiento a los 1,5C recomendados por los científicos, según la ONU.

relacionada ​Todos los líderes del G20 se comprometen a luchar contra el cambio climático... excepto Trump

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil