domingo, 16 de diciembre de 2018 17:17
Internacional

​Todos los líderes del G20 se comprometen a luchar contra el cambio climático... excepto Trump

|


Este fin de semana se celebró en Buenos Aires la cumbre del G20 de 2018, y a diferencia de cualquier otra cumbre de este año, logró elaborar una declaración de intenciones firmada por todos los asistentes. El documento, sin embargo, no significa unificación o acuerdo sobre todas las cosas discutidas. En vez de eso, destaca cuán separados están los Estados Unidos en este momento, del resto de sus aliados.


A lo largo del año, otras dos cumbres, la reunión del G7 en Canadá y la cumbre de la Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) celebrada en Papúa Nueva Guinea, no lograron producir un comunicado -una declaración o plan de acción sobre cómo las naciones planean trabajar juntas para solucionar los problemas del mundo- que todo el mundo pudiera firmar.


Es cierto que EEUU firmó inicialmente el comunicado del G7, pero Trump retiró el apoyo de EEUU después de que el Primer Ministro de Canadá, Justin Trudeau, criticara los aranceles del país en una conferencia de prensa. Trump no asistió a la cumbre de APEC este año, envió al vicepresidente Mike Pence en su lugar.


Trump en la cumbre del G20 en Argentina 2018


Esta cumbre del G20, sin embargo, consiguió que los Estados Unidos se pusieran de acuerdo, en cierto modo, en uno de los puntos más controvertidos, el comercio, pero no el cambio climático.


En el documento no vinculante se abordaban las cuestiones mundiales actuales sobre el comercio, y se afirmaba lo siguiente "Acogemos con beneplácito el fuerte crecimiento económico mundial, al tiempo que reconocemos que ha estado cada vez menos sincronizado entre los países... También tomamos nota de las cuestiones comerciales actuales".


En un intento por difundir una posible guerra comercial que se está gestando entre Estados Unidos y China, el documento se compromete vagamente a reformar la Organización Mundial del Comercio (OMC), prometiendo revisarla en la próxima cumbre. Esto es una bendición para los EE.UU., ya que Trump ha sido muy claro sobre el hecho de que los EE.UU. han sido tratados "muy mal" por la OMC, y ha amenazado con marcharse si no "se pone en forma".


Sin embargo, el cambio climático fue uno de los temas más importantes abordados en la cumbre, y fue aquí donde comenzó la separación. La declaración conjunta de 19 de los líderes mundiales, unidos en la reiteración de la importancia de que se mantenga el Acuerdo de París y la necesidad de mitigar el cambio climático para salvar al planeta y a las personas que lo ocupan, se mezcló de manera bastante conspicua con la agenda de Trump de poner a Estados Unidos y su economía en primer lugar.


"Los signatarios del Acuerdo de París.... reafirman que el Acuerdo de París es irreversible y se comprometen a su plena aplicación, reflejando responsabilidades comunes pero diferenciadas y capacidades respectivas, a la luz de las diferentes circunstancias nacionales", dice la declaración. "Continuaremos abordando el cambio climático, mientras promovemos el desarrollo sostenible y el crecimiento económico."


Un párrafo separado añade:


"Estados Unidos reitera su decisión de retirarse del Acuerdo de París y afirma su firme compromiso con el crecimiento económico y el acceso a la energía y la seguridad, utilizando todas las fuentes y tecnologías energéticas y protegiendo al mismo tiempo el medio ambiente".


Estados Unidos, por supuesto, es el único país del mundo que actualmente desea retirarse del Acuerdo de París, algo que no puede hacer oficialmente hasta 2020. Sin embargo, un alto funcionario de la Casa Blanca dijo a los periodistas que tal vez no estén solos por mucho tiempo.


"Realmente no había ninguna disputa de que Estados Unidos iba a reconocer su posición", dijo la fuente. "Pero lo que fue interesante es que este fue uno de los últimos temas que se cerró porque los países que típicamente podrían estar de acuerdo no podían estar de acuerdo entre sí. Lo que empiezas a ver es un poco de la coalición deshilachándose".


Sin embargo, los EE.UU. se unieron a una sección separada centrada en la energía que menciona el cambio climático sin mencionarlo realmente.


"Reconocemos el papel crucial de la energía en la configuración de nuestro futuro común y alentamos las transiciones energéticas que combinan el crecimiento con la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero hacia sistemas más limpios, flexibles y transparentes, y la cooperación en materia de eficiencia energética", afirma el informe.


En un correo electrónico a los reporteros, el propio Trump ha reivindicado el crédito por el lenguaje utilizado en la sección que dice: "Reconocemos el papel de todas las fuentes y tecnologías energéticas en la combinación energética y las diferentes vías nacionales posibles para lograr sistemas energéticos más limpios".


A pesar de que una vez más puso a su país en un camino diferente al del resto del mundo, Trump parecía bastante satisfecho con el resultado de esta reunión. Sin embargo, aparentemente no quería quedarse más tiempo del necesario. Antes de la "foto de familia" oficial del G20, Trump supuestamente malinterpretó una sesión fotográfica con el presidente argentino Mauricio Macri, y salió del escenario, sólo para ser acorralado de nuevo. Más tarde, el audio lo reveló murmurando a sus ayudantes "sácame de aquí". 


COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil