viernes, 18 de octubre de 2019 20:39
Ciencia e investigación

Saturno podría perder sus anillos en menos de de 100 millones de años

|

Los anillos de Saturno lo convierten en uno de los planetas más llamativos del sistema solar, pero los científicos creen que podrían desaparecer en menos de 100 millones de años, lo que no es mucho si se tiene en cuenta que el gigante gaseoso tiene más de 4.000 millones de años.


Una nueva investigación de la NASA muestra que los anillos, hechos predominantemente de hielo de agua, están siendo arrastrados por la gravedad del planeta y hacia la superficie de Saturno como diluvios de "lluvia en anillo".


"Estimamos que esta 'lluvia anular' drena una cantidad de productos de agua que podrían llenar una piscina de tamaño olímpico de los anillos de Saturno en media hora", señaló en una declaración James O'Donoghue, autor líder del estudio de la NASA.


"Sólo de esto, todo el sistema de anillos desaparecerá en 300 millones de años, pero si a esto le sumamos el material del anillo medido por la nave espacial Cassini detectado al caer en el ecuador de Saturno, los anillos tienen menos de 100 millones de años de vida", agregó.


EN LA MITAD DE SU VIDA ÚTIL


Los anillos están compuestos en su mayor parte por trozos de hielo de agua que varían en tamaño, desde granos microscópicos hasta cantos rodados de varios metros de diámetro, dijo la agencia espacial.


Saturno


Sus orígenes han sido debatidos durante mucho tiempo entre los científicos. Algunos sugieren que se formó hace unos 4.000 millones de años, al mismo tiempo que el planeta y el resto del sistema solar, pero otros sugieren que rodearon el planeta muchos años después del nacimiento del sistema solar.


Lo que este estudio indica es que los anillos se formaron alrededor del planeta hace menos de 100 millones de años. "Tenemos suerte de estar aquí para ver el sistema de anillos de Saturno, que parece estar en la mitad de su vida útil", dijo O'Donoghue.


"Sin embargo, si los anillos son temporales, tal vez nos perdimos de ver sistemas de anillos gigantes de Júpiter, Urano y Neptuno, que hoy en día sólo tienen anillos finos!"



Esto ocurre meses después de que una investigación publicada en octubre -que utilizó datos de la nave espacial Cassini registrados antes de que se sumergiera en la atmósfera del planeta en 2017 después de 20 años de observación- descubriera que la "lluvia anular" en Saturno era como un "aguacero".


Durante la inmersión final, el Espectrómetro de Iones y de Masa Neutral de Cassini actuó como la "nariz" de la nave espacial, muestreando directamente la composición y estructura de la atmósfera.


Según el equipo del espectrómetro, la nariz de Cassini se llevó el premio gordo al olfatear la región desconocida entre el planeta y sus anillos más cercanos. Esto es clave porque la atmósfera superior de Saturno se extiende casi hasta los anillos.


Los investigadores determinaron que los compuestos orgánicos complejos están haciendo llover un cóctel químico de granos de polvo desde el anillo D más cercano a la atmósfera superior. El espectrómetro reveló que los anillos estaban compuestos de agua, metano, amoníaco, monóxido de carbono, nitrógeno molecular y dióxido de carbono.


"Aunque [el espectrómetro] fue diseñado para investigar los gases, pudimos medir las partículas del anillo porque chocaron contra la nave a velocidades tan altas que se vaporizaron", dijo Hunter Waite, investigador principal del espectrómetro en la nariz de Cassini y autor principal del estudio publicado en la revista Science.


"El hielo de agua, junto con los nuevos compuestos orgánicos descubiertos, está desapareciendo de los anillos mucho más rápido de lo que se pensaba, hasta 10.000 kilogramos de material por segundo", agregó.


"Sabemos que está sacando material de los anillos al menos 10 veces más rápido de lo que pensábamos", dijo Thomas Cravens, coautor de uno de los estudios de octubre y profesor de física y astronomía de la Universidad de Kansas. "Si no se está reponiendo, los anillos no van a durar... tienes un agujero en tu cubo". Júpiter probablemente tenía un anillo que evolucionó hasta convertirse en el actual anillo tenue, y podría ser por razones similares. Los anillos van y vienen. En algún momento se drenan gradualmente a menos que de alguna manera estén obteniendo material nuevo".



La impresión de un artista de cómo podría ser Saturno en los próximos cien millones de años. Los anillos más internos desaparecen a medida que llueven primero sobre el planeta, seguidos muy lentamente por los anillos exteriores. Créditos: NASA/Cassini/James O'Donoghue


Saturno está a unos 1.449 millones de kilómetros del sol, que está casi 10 veces más lejos que nuestra propia distancia de la estrella. Mientras que un día en Saturno toma sólo unas 10,7 horas, un año dura el equivalente a 29 en la Tierra. Y este gigante de gas tiene un volumen que es 700 veces mayor que el de nuestro propio planeta.


La alineación actual de Saturno está en línea recta con el sol y la Tierra (con la Tierra en el centro), lo que nos ofrece una gran vista del planeta e incluso de algunas de sus lunas. Usando un telescopio, puedes ver aún más lunas y anillos de Saturno inclinados a 26 grados.

relacionada La atmósfera de Saturno se alimenta de sus anillos

COMENTAR



Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil