lunes, 6 de abril de 2020 07:43
Internacional

EEUU confirma que abandona el tratado nuclear

|

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, confirmó el viernes 1 de febrero que Estados Unidos se retirará del tratado sobre armas nucleares de mediano alcance y el presidente Donald Trump culpó a Rusia por violar ese acuerdo.


Mike Pompeo confirmó que Estados Unidos suspende sus obligaciones en virtud del tratado, firmado en 1987, y en una declaración, el presidente estadounidense Donald Trump acusó a Rusia de haberla violado "durante demasiado tiempo (...) con impunidad, desarrollando y desplegando secretamente un sistema de misiles prohibidos, que representa una amenaza directa para nuestros aliados y nuestros militares en el extranjero".


Mike Pompeo


Donald Trump dijo que EEUU se ha "adherido plenamente" al pacto durante más de 30 años, pero que no puede permanecer limitado a sus términos mientras Rusia tergiversa sus términos.


"No podemos seguir siendo el único país del mundo obligado unilateralmente por el tratado", explicó Donald Trump en la declaración.


La decisión de Estados Unidos se esperaba desde octubre de 2018, cuando Donald Trump amenazó con romper el Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF) si Rusia no destruía el misil Novator, que, según la OTAN, viola el acuerdo de desarme nuclear.


Este viernes, el secretario de Estado confirmó que Estados Unidos no respeta el acuerdo, comenzando el domingo, con un proceso de abandono que durará seis meses.


El miércoles, el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov, había pedido de nuevo a EEUU que reanudara las negociaciones sobre el tratado, diciendo que la demanda de EEUU para la destrucción del Novator es "inaceptable", alegando que el Novator tiene un alcance de sólo 480 km, por lo que no viola el tratado INF (que se aplica a los misiles de entre 500 y 5000 km).


Rusia dice que nunca ha violado el tratado y que, por el contrario, fue Estados Unidos quien rompió las reglas del acuerdo al producir una nueva ojiva nuclear para equipar misiles intercontinentales para submarinos atómicos, lo que, en opinión de Moscú, "aumenta el riesgo de una guerra nuclear".


Técnicamente, la retirada de EEUU entrará en vigor sólo seis meses después de la notificación, dejando espacio para nuevas negociaciones que podrían salvar el tratado.


Las cinco grandes potencias mundiales (EEUU, China, Rusia, Reino Unido y Francia) se reunieron esta semana en Pekín para discutir la política nuclear y, durante esa reunión, el Subsecretario de Estado de EEUU encargado del control de armamentos y la seguridad internacional dijo que había una falta de transparencia por parte de China y los EEUU sobre sus planes nucleares.


En respuesta, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China, Geng Shuang, dijo que el gobierno chino está "comprometido con el progreso de las negociaciones" en torno a los tratados de desarme nuclear.


El viceministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Riabkov, dijo que su gobierno está igualmente comprometido a librar la guerra contra las armas y que "muchos asuntos siguen sin resolverse sólo por falta de voluntad política", considerando que Estados Unidos no ha tenido una actitud correcta hacia los socios que están de acuerdo.


Pero la percepción de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) es diferente, señalando con el dedo a Moscú, por no comprometerse a encontrar formas de salir del estancamiento de las negociaciones en torno al tratado sobre las fuerzas nucleares de alcance intermedio.


"No ha habido ningún progreso real porque Rusia no ha mostrado voluntad de cambiar su posición", dijo el Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenbert, al término de una reunión de embajadores en Bruselas para discutir las diferencias de la organización con el gobierno ruso.


El tratado INF fue firmado en Washington entre los Estados Unidos y la Unión Soviética en 1987 y entró en vigor en 1988, estipulando la eliminación de todos los misiles convencionales y nucleares con un alcance de entre 500 y 5.000 kilómetros.


Este tratado se considera una piedra angular para controlar una nueva carrera de armamentos nucleares y su abandono ha sido una amenaza para varias organizaciones internacionales.

COMENTAR

Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil