miércoles, 26 de junio de 2019 21:49
Cultura

​Así es el extravagante Museo Nacional de Qatar creado por el arquitecto del Louvre de Abu Dhabi

|

El país más rico del mundo (per cápita) ha invertido 356 millones de euros en una prueba de estatus: el nuevo Museo Nacional de Qatar. El edificio, construido junto al mar en Doha, fue diseñado por Jean Nouvel, tardó 18 años en construirse y es tan grande (40.000 metros cuadrados) que los conservadores tienen problemas para encontrar suficientes obras para llenar el museo.


La elección del arquitecto no es inocente. Nouvel diseñó el Louvre de Abu Dhabi, el enorme museo costero (80.000 metros cuadrados) construido en la capital de los Emiratos Árabes Unidos, el gran adversario político y económico de Qatar en Oriente Medio. El museo, que abrió sus puertas en 2017, licencia el nombre del Louvre parisino al menos hasta 2047. Los Emiratos Árabes Unidos pagaron 96 millones de euros por el museo, pero se necesitaron 467 millones de euros para comprar el nombre. Los préstamos de arte entre los museos costarán otros 665 millones de euros al país.


Museo Nacional de Qatar


En comparación, el Museo Nacional de Qatar ha apostado por la arquitectura como factor de distinción. El edificio imita una "rosa del desierto", una roca cuya forma ha sido moldeada durante siglos por la agregación de arenas. El resultado es una acumulación de discos en círculos y óvalos delicados, que pasaron de la piedra frágil al cemento blanco en la obra de Jean Nouvel.


La exposición permanente en el Museo Nacional de Qatar cuenta la historia del país y de la región, desde los fósiles más antiguos de Qatar hasta el descubrimiento de petróleo en el país. La obra de arte incluye artefactos históricos, artesanías y piezas de artistas nacionales.


Se celebra el linaje del Emir de Qatar, Tamim bin Hamad, con objetos personales y premios recibidos por la familia real. Notablemente, no hay ninguna referencia a la esclavitud en el país, el tema central, por ejemplo, de la Casa Bin Jelmood, mantenida por una ONG a pocos kilómetros de distancia.


El problema del que se quejan los curadores del museo, según 'The Guardian', es la falta de una colección que llene el museo. Dentro de la "rosa del desierto" hay muchas habitaciones impresionantes, pero pocas obras de arte para llenarlas, y poca inversión para establecer una colección propia.

Por ahora, lo más destacado es una exposición temporal, comisariada por el arquitecto Fatma al-Sahlawi, sobre la expansión de la ciudad de Doha. La exposición documenta el crecimiento de la ciudad, centrándose en el 11 Pritzker -el ganador del Premio Nobel de Arquitectura- contratado por el Govevrno de Qatar para pensar en obras desafiantes.


Tal fue la inversión en arquitectura que no hay paredes verticales en el interior donde se puedan colgar pinturas, y el espacio dedicado a galerías y futuras instalaciones de arte es escaso. El espacio, como opina el Financial Times, es tan vasto, y tan excéntrico, que sirve como la propia exposición: "El Museo está salpicado de grandes obras de arte, que fracasan por completo. El edificio es una obra de arte. La "rosa del desierto", algo que la naturaleza crea con inocencia y deja en el desierto a la vista de todos, se infla y exagera a un costo brutal y como una loca complejidad estructural que crea el símbolo de una nación.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil