jueves, 23 de mayo de 2019 08:41
Ciencia e investigación

Demuestran cómo engañar al polígrafo con técnicas mentales sencillas

|

Los científicos han demostrado que se puede engañar al polígrafo con técnicas mentales sencillas.


Polu00edgrafo


Según una investigación dirigida por los doctores Chun-Wei Hsu y Giorgio Ganis en la Universidad de Plymouth (Reino Unido), en colaboración con la Universidad de Padua (Italia) y publicada en la revista 'Human Brain Mapping', se puede superar al detector de mentiras de forma sencilla con una técnica de imágenes cerebrales llamada la resonancia magnética funcional (fMRI), que usa dos contramedidas mentales particulares.


Esta investigación es la primera en explorar los efectos de las contramedidas mentales en la actividad cerebral en la IRMf, y ha demostrado que cuando las personas utilizaban las contramedidas la prueba era un 20% menos precisa.


Las pruebas de información oculta funcionan ya que una persona que esconde algo lo delatará cuando se enfrenta a ésa cosa en una lista mediante signos fisiológicos.


Pese a esto, estas pruebas basadas en signos fisiológicos son fáciles de superar y se pueden alterar artificialmente al ver un elemento de control, lo que confunde la prueba.


Los investigadores pasaron a los métodos que analizan directamente la activación cerebral utilizando la IRMf.


Una máquina fMRI rastrea el flujo de sangre a las áreas cerebrales activadas. La suposición en la detección de información oculta es que el cerebro mostrará signos de reconocimiento cuando se le presenten los elementos ocultos al tiempo que realiza un esfuerzo adicional para ocultar los signos de tal reconocimiento, y así las regiones del cerebro que hacen más trabajo obtendrán más sangre. Dichas regiones se iluminan en exploraciones y están involucradas principalmente en dirigir la atención y en la toma de decisiones.


CONTRAMEDIDAS MENTALES


En el nuevo estudio se pidió a los participantes que ocultaran información sobre un dígito 'secreto' que vieron dentro de un sobre. Los investigadores enseñaron a 20 participantes dos contramedidas mentales. La primera fue asociar memorias significativas con los elementos de control, haciéndolos más significativos. La segunda fue centrarse en los aspectos superficiales del elemento que intentaban ocultar, más que en la experiencia de familiaridad que evoca, para hacerlo menos significativo.


Los resultados mostraron que estas contramedidas redujeron la precisión de la prueba en aproximadamente un 20% porque fue más difícil para la RMf encontrar alguna diferencia en la actividad cerebral. Por lo tanto, los participantes tenían más probabilidades de poder ocultar su ítem de información oculta al usar las contramedidas mentales.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil