lunes, 16 de diciembre de 2019 08:02
Internacional

Las muertes debidas a la contaminación atmosférica afectan desproporcionadamente a los países pobres

|

Los países europeos deben poner fin a la venta "poco ética e ilegal" de combustibles extremadamente tóxicos a África, que está causando miles de muertes prematuras e "innumerables daños", sostiene un experto en derechos humanos de la ONU.


Tru00e1fico en Adu00eds Abeba


Baskut Tuncak, el Relator Especial de la ONU sobre derechos humanos y sustancias y desechos peligrosos, alerta de que los países europeos están vendiendo combustibles que no pueeden ser utilizados legalmente en Europa, y que están teniendo un grave impacto en los derechos humanos.


"Las empresas con sede en Europa siguen exportando combustible que contiene niveles extremadamente altos de azufre y otras sustancias tóxicas que no se podrían vender en sus países de origen, pero que se siguen vendiendo en el mercado africano".


"Se estima que este diésel sucio mata a miles de personas en África cada año, lo que podría provocar 31.000 muertes prematuras e innumerables lesiones a la salud para el año 2030 si no se atiende. Esta explotación de estándares de protección más bajos en África no sólo es inmoral y poco ética, sino también criminal en ciertas circunstancias y debe cesar".


Tuncak que los países necesitan urgentemente avanzar hacia el uso de combustibles más limpios y menos tóxicos.


Según el derecho internacional, es un delito la exportación de sustancias, incluidos los combustibles, prohibidas o rechazadas "por cualquier razón" a países que son parte en el Convenio de Bamako desde partes no contratantes.


El Convenio de 1991 fue diseñado para prohibir la importación de residuos peligrosos, y 27 estados de África son signatarios del mismo.


"Estas exportaciones sin trabas de combustibles mortales a África se oponen a la aceptación reiterada por parte del sector privado de su responsabilidad de prevenir y mitigar los efectos en los derechos humanos.


"Ilustra claramente la necesidad de que los Estados obliguen a las empresas a llevar a cabo una diligencia debida en materia de derechos humanos que tenga en cuenta el riesgo de explotación por exposición a la contaminación tóxica.


"Los gobiernos europeos y otros gobiernos no pueden seguir haciendo la vista gorda ante la abominable práctica de exportar sustancias prohibidas a países con estándares de protección más bajos. Los Estados deben garantizar que las empresas de su jurisdicción respeten los derechos humanos de todos, incluido el derecho a respirar aire limpio", sentencia Tuncak.


Según la Organización Mundial de la Salud, la contaminación atmosférica contribuye a la muerte prematura de unos 4,2 millones de personas en todo el mundo cada año.


La organización dice que alrededor del 91% de la población mundial vive en lugares donde los niveles de calidad del aire superan los límites de la OMS.


Si bien la contaminación del aire ambiente afecta tanto a los países desarrollados como a los países en desarrollo, los países de ingresos bajos y medios son los que experimentan la mayor carga.


Las reclamaciones de Tuncak para que se ponga fin al comercio de gasóleo sucio se producen con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente, que este 2019 se centra en la contaminación atmosférica.


relacionada La contaminación atmosférica reduce la esperanza de vida en un año
relacionada La contaminación atmosférica causa alteraciones cerebrales en las criaturas

COMENTAR



Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil