lunes, 12 de abril de 2021 18:46
Internacional

​La supuesta eutanasia de una adolescente holandesa agita la prensa mundial

|

Desde hace varios días, varios periódicos extranjeros informan de la muerte de Noa Pothoven, de 17 años, como consecuencia de una "eutanasia legal". En realidad, la joven, víctima de una violación y de una grave depresión, se negó a comer y beber hasta su muerte.


La historia de Noa Pothoven ha viajado por todo el mundo y ha provocado muchas reacciones. La adolescente holandesa de 17 años fue agredida sexualmente y violada tres veces a los 11, 12 y 14 años.


Noa Pothoven


Murió el pasado 2 de junio. Pronto, los medios de comunicación internacionales se hicieron eco de esto. "Ante una vida que ya no podía tolerar, Noa, de 17 años, optó por la eutanasia", tituló el miércoles 'Paris Match', antes de rectificar. 


Otros sitios de información francófonos, pero también anglosajones, publicaron con titulares similares. El canal conservador estadounidense 'Fox News' habló de esta noticia en particular para referirse a la "eutanasia legal" practicada en los Países Bajos.


Sin embargo, según la prensa holandesa, la verdad es muy diferente. Según los medios de comunicación locales, pero también según la periodista de 'Politico Europe' Naomi O'Leary, la joven murió después de dejar de comer y beber, de acuerdo con su familia y sus médicos. 


Entonces sería más un suicidio que una llamada "eutanasia legal" realizada por una "clínica especializada para el final de la vida", como informa la prensa de todo el mundo. Las autoridades no han informado de ninguna causa oficial de muerte.


Noa Pothoven fue agredida sexualmente y violada tres veces. Después de guardar este terrible secreto para sí misma, relató estos abusos en un libro en el que describía su incomodidad y el trauma que había sufrido.


Ella sufría de depresión severa y desórdenes alimenticios que derivaron en cerca de diez hospitalizaciones en unos pocos años. En una entrevista realizada en diciembre para el periódico 'De Gelderlander', informó que hace un año había acudido a una clínica de La Haya, sin que sus padres lo supieran, para averiguar si podía ser sometida a la eutanasia o al suicidio asistido. Esta solicitud había sido denegada.


NO FUE EUTANASIA


"Me consideran demasiado joven para morir", dijo al periódico. "Piensan que debo terminar mi tratamiento y que mi cerebro primero debe estar completamente desarrollado. Esto debería durar hasta que cumpla 21 años. Esto me abatió porque no puedo esperar tanto". 


Desde entonces, Noa Pothoven fue internada a la fuerza en hospitales psiquiátricos en varias ocasiones e intentó suicidarse en varias ocsiones. 


La semana pasada, la joven se mudó con sus padres y se negó a recibir tratamiento, pero también a comer y beber agua. Anteriormente, sus padres habían solicitado un tratamiento de electrochoque. Pero fue rechazado.


Ante el deseo de Noa Pothoven de morir y después de años de tratamiento infructuoso, sus padres y médicos acordaron no alimentarla a la fuerza. Sin embargo, el personal médico no tomó ninguna medida para acelerar o ralentizar la muerte de la joven. En un último post en Instagram -desde entonces borrado-, Noa Pothoven describió un "profundo sufrimiento" y expresó su voluntad de dejar de beber y comer.


En un comunicado, la red médica que gestiona la eutanasia en los Países Bajos denunció la "prisa" de la prensa internacional y dijo que la joven no "murió de eutanasia". "Para detener su sufrimiento, dejó de comer y beber", continúa el texto. 


La eutanasia y el suicidio asistido están permitidos bajo ciertas condiciones en los Países Bajos desde 2002. La ley exige que el sufrimiento del paciente sea insoportable, sin perspectivas de mejora, y que la solicitud se haga voluntariamente, y no bajo la influencia de un tercero.


En 2017, el último año del que se dispone de cifras, el 4% de todas las muertes en los Países Bajos (6.091 personas) se debieron a la eutanasia. Más del 80% tenía cáncer incurable, trastornos neurológicos, enfermedades cardiovasculares o pulmonares. Sólo el 1% tenía un trastorno psiquiátrico, y sólo uno tenía menos de 18 años de edad.


Según numerosas fuentes de la prensa británica, los medios de comunicación internacionales han sido informados de esta noticia por un teletipo de Central European News (CEN), especializado en proporcionar información nueva e inusual a los medios de comunicación de habla inglesa. El CEN ya ha sido acusado de proporcionar información poco fiable en otras ocasiones.

COMENTAR

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil