miércoles, 16 de octubre de 2019 11:48
Internacional

​Un joven negro, azotado por robar chocolate en un supermercado de Brasil

|

Un joven negro de 17 años fue desvestido, amordazado y azotado con cables eléctricos por dos guardias de seguridad de un supermercado, en un barrio del sur de São Paulo, Brasil.


La Policía Civil brasileña está investigando el caso después de que el video de las agresiones, presuntamente grabado por los guardias de seguridad, se publicara en las redes sociales y causara una ola de críticas en el país.


La investigación por un posible delito de tortura fue iniciada por el jefe de policía Pedro Luis de Souza, responsable del caso, quien lo calificó de "un delito cobarde, extremadamente violento e indescriptible".


"Francamente, no pude ver el video completo. Esto es barbarie, una violencia inconmensurable", dijo, según el periódico 'Folha de São Paulo'.


El vídeo es de extrema violencia y las personas más impresionables no deberían verlo.


El joven confesó que había robado chocolates del supermercado. "Recibirás otro latigazo para que no te matemos. ¿Volverás?, le pregunta al joven uno de los agresores, en el video, a lo que el joven responde inclinando la cabeza, señalando que no volvería a ese supermercado -no podía hablar porque estaba amordazado-.


"Es una escena de hace siglos", dijo el jefe de policía a 'The Guardian', aludiendo a la época en que existía la esclavitud en Brasil.


Los agresores, identificados como Santos y Neto, de 37 y 49 años, fueron contratados por una empresa subcontratada por el supermercado, que aseguró a la policía que los hombres ya habían sido apartados de sus puestos.


No es la primera vez que un crimen de tortura contra una persona negra ocurre en Brasil, y la crítica ha recuperado un tema que ha sido discutido durante mucho tiempo entre los brasileños: la persistencia del pensamiento racista y esclavista en la sociedad actual.


En las publicaciones en Twitter, los comentarios son diversos. Luciana Genro, ex-candidata a la presidencia de la República por el partido de izquierda PSOL, dice que la escena "repite el Brasil colonial", preguntándose hasta qué punto "retrocederá" la sociedad.


Marcelo Freixo, también del PSOL y candidato a la gobernación del Estado de Río de Janeiro, destaca que "la tortura es un delito", apelando a los agresores para que respondan por lo ocurrido.


El rapero brasileño Rincón Sapiência dice que las escenas "recuerdan siglos pasados".


La cadena de supermercados Ricoy publica una nota aclaratoria que decía: "La empresa repudia esta actitud y fue con indignación que se enteró de los hechos a través del informe. La empresa no está de acuerdo con ningún tipo de ilegalidad y cooperará con las autoridades competentes implicadas en la investigación del caso para tomar las medidas adecuadas".


Ariel de Castro Alves, del Consejo Estatal de Derechos Humanos (Condepe), que sigue la investigación, señala que "hay fuertes indicios del delito de tortura cometido por los guardias de seguridad. La tortura se produce cuando alguien es sometido, con el uso de la violencia o de amenazas graves, a un intenso sufrimiento físico o mental. La Ley 9455, de 1997, prevé penas de 2 a 8 años para los acusados".


El joven de 17 años, que vive en la calle desde que tenía 12 años, ya había sido detenido en la Fundação Casa (centro de detención de menores en el Estado de São Paulo), por allanar una casaConocía ya a los dos guardias de seguridad, reiterando que no era la primera vez que sufría agresiones. "Quiero justicia contra esto, ellos hicieron euna maldad. Quiero meterlos en la cárcel", dice la víctima en una entrevista con TV Globo.

COMENTAR



Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil