viernes, 18 de octubre de 2019 03:51
Internacional

​Miles de manifestantes en la capital de Ecuador obligan al presidente a "huir"

|

Disturbios en Ecuador



Miles de indígenas llegaron el martes 8 de octubre a Quito, la capital de Ecuador, para manifestarse contra el fin de los subsidios que mantenían bajos los precios del combustible, y el Gobierno ha decidido trasladarse a Guayaquil por razones de seguridad.


Los enfrentamientos en Ecuador se han intensificado en las últimas horas, y el palacio presidencial ha sido evacuado y la sede del gobierno ha sido transferida a Guayaquil, anunció la presidencia.


El país vive una crisis institucional y política desde la semana pasada, tras el anuncio de una serie de medidas para "revitalizar la economía", entre ellas la suspensión de los subsidios a los combustibles.


El anuncio del presidente Lenin Moreno provocó una huelga de los trabajadores del transporte, que terminó unos días después, pero los disturbios se han multiplicado en todo el país y durante el fin de semana los indígenas -que representan el 7% de la población- comenzaron a sumarse a las protestas.


El sábado y el domingo, las carreteras de la cordillera de los Andes fueron blanco de una ola de saqueos y destrucción, y en la madrugada del martes por la mañana las estrechas calles del centro histórico de Quito se convirtieron en un campo de batalla entre manifestantes de diferentes grupos y la policía.


Neumáticos quemados, piedras y cócteles molotov lanzados y varios bienes públicos destruidos fue el escenario visible esta mañana en la capital, adelantó la agencia de noticias 'EFE'.


Cuando los disturbios llegaron a la plaza de Santo Domingo, a pocos cientos de metros de la sede de la presidencia, la policía tuvo que retirarse y las fuerzas militares decidieron evacuar el Palacio Carondelet y trasladar al presidente Lenin Moreno a Guayaquil.



En Guayaquil, el presidente hizo una declaración en la televisión y la radio públicas para pedir calma y acusó al ex presidente Rafael Correa de un "intento de golpe de estado".


"Lo que pasó no es una manifestación de protesta social contra una decisión del gobierno. Fue una manifestación política destinada a poner fin al orden democrático", dijo.


Hay "forasteros pagados y organizados" para utilizar la movilización de los pueblos indígenas con el fin de saquear y desestabilizar, añadió.


En su mensaje, Moreno apareció junto al vicepresidente Otto Sonneholzner, el ministro de Defensa Oswaldo Jarrín y cuatro generales en uniforme de combate.


El presidente ecuatoriano instó a la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) a iniciar "un diálogo sincero" y aseguró que "esa puerta nunca se cerró".


Poco después, los indígenas liberaron a cincuenta policías y soldados detenidos desde el sábado, según el canal Ecuavisa, y la Conaie emitió un comunicado en el que "rechazó y repudió" todos los disturbios violentos, atribuyéndolos a la "infiltración de agentes provocadores y violentos" que quieren "causar el caos" en el país.

COMENTAR



Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil