martes, 21 de enero de 2020 23:35
Politica

Arrimadas quiere que Ciudadanos se demuestre como un partido útil y de centro

|

La portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Inés Arrimadas, junto a Edmundo Bal y Marcos de Quinto en el hemiciclo.

La portavoz define su equipo parlamentario en el Congreso con Edmundo Bal y Espejo-Saavedra como números dos y tres

La portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Inés Arrimadas, tiene clara su idea de partido si, a partir de marzo, se convierte en su nueva presidenta, que pasa por demostrar que es una formación útil y de centro, y a partir de ahí también está pensando en las caras de la futura Ejecutiva.

En conversación informal con los periodistas durante la recepción en la Cámara Baja por el Día de la Constitución, Arrimadas se ha limitado a decir que ya tiene en mente algunas de las personas que podrían formar parte de la candidatura que presentará a las primarias, pero no ha dado nombres.

Se da por hecho que quienes no estarán en ese equipo son los dirigentes que anunciaron su dimisión después de que Albert Rivera dejase la Presidencia del partido por los malos resultados de las elecciones generales del 10 de noviembre: el secretario general, José Manuel Villegas, y el secretario de Comunicación, Fernando de Páramo.

En el caso de Villegas, de momento continúa en el cargo como parte de la Comisión Gestora que se constituyó el pasado sábado, pero se ha descartado para la futura Ejecutiva. En cuanto a Fran Hervías, no volverá a ser secretario de Organización.

La mayor parte de los miembros de la Gestora procede del anterior Comité Permanente de Ciudadanos, pero en el entorno de Arrimadas lo justifican porque su función es únicamente administrar el partido en un periodo de transición.

Respecto a la reunión del Consejo General de Cs del sábado, donde la composición de la Gestora se aprobó por mayoría a pesar de que hubo voces críticas, la portavoz parlamentaria ya destacó como algo positivo que todos pudieran expresar su opinión, incluso sin ser consejeros.

ESCUCHAR A TODOS EN EL PARTIDO
En cualquier caso, Arrimadas escucha y tiene buena relación con todos en el partido, incluso los que discreparon de la estrategia de Rivera en el pasado, por lo que no tiene enemigos internos y ya parte con un amplio apoyo como posible futura líder.

Su proyecto de partido defenderá que los líderes territoriales de Ciudadanos tengan voz, pero sin que el partido acabe convertido en un conjunto de "17 PSC". Considera que Cs tiene que seguir defendiendo el mismo discurso en toda España y que a nivel nacional se debe supervisar lo que se hace en los territorios. Eso sí, su deseo es escuchar a la militancia y fomentar la comunicación entre afiliados y cargos.

Ante la Asamblea General de la formación naranja, que se celebrará el 15 de marzo, no ve necesario realizar cambios en el ideario del partido, sino simplemente demostrar que se sitúan en el centro y que desempeñan un papel útil. Eso sí, en esa cita habrá que acometer cambios estructurales y de estrategia.

SE "DESORIENTÓ" A LOS VOTANTES
Tras los comicios del 10 de noviembre, Arrimadas reconoció en varias entrevistas que Ciudadanos había cometido errores que habían contribuido a la debacle electoral que sufrieron, al perder más de 2,5 millones de votos y pasar de 57 a diez diputados. Dijo, por ejemplo, que una de las causas fue haber "desorientado" a los votantes.

Fuentes de Cs han apuntado que quizá no supieron explicar bien el giro de última hora que hizo Rivera en septiembre al levantar el veto al PSOE y ofrecer un pacto para investir a Pedro Sánchez con unas condiciones. A pesar de ello, sostienen que los factores que llevaron al mal resultado del 10-N tuvieron que ver no solo con errores propios, sino también con circunstancias externas.

En relación con los pactos para conformar gobiernos autonómicos, que se alcanzaron con el PP --en Andalucía, Madrid, Murcia y Castilla y León-- y en ningún caso con socialistas, Arrimadas coincide con Rivera en que la posición del PSOE de Sánchez, más proclive a acercarse a Podemos y a partidos nacionalistas, hizo que fuera más fácil pactar con el PP.

Por otro lado, fuentes de la Gestora han confirmado que Arrimadas es vista en el partido como la clara sucesora de Rivera y que cuenta con un amplio apoyo. Además, destacan su visión analítica y su capacidad de escuchar, preguntar y aceptar aportaciones como parte de un enfoque integrador, y están convencidos de que tendrá un papel protagonista en el Congreso pese a contar con solo diez escaños.

En cuanto al papel que desempeñará Ciudadanos en esta legislatura, Arrimadas ha decidido ya los primeros cambios en el equipo parlamentario y apuesta por Edmundo Bal como portavoz adjunto y por José María Espejo-Saavedra como secretario general, un cargo en el que sustituirá a Miguel Gutiérrez, que se quedó sin escaño.

COMENTAR



Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil