martes, 11 de agosto de 2020 12:41
Politica

El Club Suizo de Prensa solo invita a grupos separatistas para hablar de DDHH en España

|

Asociación por la Tolerancia ha enviado una carta de protesta al Club Suizo de Prensa, por organizar este martes un debate titulado "ONGs en Ginebra informan sobre los Derechos Humanos en España" pero en el que participan solamente "movimientos interesados en la ruptura de la nación española".


"Estamos sorprendidos e indignados por la selección de las personas que han sido convocadas y por el respaldo que su entidad les ofrece con la convocatoria", dice la misiva.


Los participantes en el acto han sido Jaume Bardolet, de la Assemblea Nacional Catalana; Elena Jiménez-Botias, de Omnium Cultural; Begoña Atxa, de la red de apoyo a presos etarras SARE; Mireia Plana, de Plataforma per la Llengua; Karlos Castilla, del Instituto de Drets Humans de Catalunya; Marc Marsal, del Collectiu Praga de profesores de Derecho; Elisenda Rovira, del Grup de Periodistes Ramon Barnils y la portavoz del BNG Ana Miranda.


Todos ellos, dice la carta, "forman parte de grupos de desigual relevancia que representan todos ellos a movimientos interesados en la ruptura de la nación española", aunque "se adornan con eufemismos que encubren sus verdaderos intereses, como independencia, libertad o derechos".

La Asociación subraya que un club de prensa está "especialmente obligado a perseguir la verdad por encima de cualquier otro interés", de manera que "el amor a la verdad debería impedir a su Club servir de altavoz a sus reivindicaciones sin contrastarlas o contraponerlas con las de otros muchos sociólogos, politólogos, intelectuales o simples ciudadanos" para "desmontar sus artificiosas patrañas".

En el acto, la mayor parte de las intervenciones se han centrado en Cataluña --la "discriminación" de la lengua catalana, la "violencia policial" el 1-O o el "acoso" a los periodistas de medios públicos catalanes--.


Atxa ha hablado del caso de Alsasua y Miranda ha dedicado buena parte de sus palabras a denunciar que "Franco vive en España, en las instituciones, en la economía, ahora en el Parlamento y en la violación de los Derechos Humanos".




Aunque la señal en directo facilitada por el Club de Prensa no permitía ver cuántas personas han asistido al acto, no todas han estado dispuestas a asumir estas denuncias y los conferenciantes han recibido preguntas sobre el "referéndum ilegal" del 1-O o sobre por qué quiere Cataluña ser independiente. "Por supervivencia", ha dicho Bardolet de la ANC, "es la única manera de tener garantizados nuestros derechos".

En un punto del debate, los participantes han tratado de defender que el acto era sobre los derechos humanos en España y el Examen Periódico Universal a cargo del Consejo de Derechos Humanos, pero cuando se les ha preguntado si alguno de ellos es contrario a la independencia de Cataluña ha habido varios segundos de silencio.

Formulada por segunda vez la pregunta, Jiménez-Botias ha dicho que eso era una opción personal, y que ellos han ido a Ginebra como representantes de organizaciones. También ha dicho que Omnium ha hecho campañas por la autodeterminación pero no por la independencia.

Entre los asistentes al acto ha estado François Meylan, un ciudadano suizo que preside una asociación llamada 'Catalunya peuple d'Espagne', que ha empezado por afear la "catalanización" de la Comunidad Valenciana o de Baleares. Meylan ya había denunciado la convocatoria en su blog.


MIRANDA: "NO HABLO CON LA EXTREMA DERECHA"


No ha sido posible ver quién hacía cada pregunta, pero en una de ellas se ha acusado al que fuera presidente de la Generalitat, Lluís Companys, de ser responsable de 9.000 asesinatos, y se ha preguntado a Miranda si se hará con su legado lo mismo que con el de Franco. "No hablo con la extrema derecha. Simplemente", ha respondido airada la representante del BNG.

En su carta al Club de Prensa, la Asociación por la Tolerancia señala que "España es una de las naciones-estado más antiguas de Europa", nacida como Estado en el siglo XV "resultado de pactos entre reinos previamente existentes entre los cuales, por cierto, no se encontraba ninguna de las regiones que hoy reclaman el regreso a su independencia pasada".


"Lo que hoy denominamos Cataluña, en el pasado formaba parte del Reino de Aragón, Vascongadas era parte del Reino de Navarra, y Galicia lo era del Reino de Castilla-León. La Historia, basada en hechos reales, no les da la razón", añaden.


Además, opina que las reivindicaciones nacionalistas sobre la lengua o las competencias administrativas e incluso políticas "tienen difícil amparo en uno de los países más descentralizados del mundo y una de las 20 democracias plenas", según 'The Economist'.

De hecho, afirma que en Cataluña, "donde el discurso nacionalista es hegemónico e inspira al de otras regiones", el gobierno autonómico "impone la educación exclusivamente en catalán, sin respetar que el español es lengua también oficial y, por tanto, de uso obligado por todas las Administraciones". El bilingüismo es una de las prioridades de la Asociación por la Tolerancia, que se fundó en 1992.

Además, la Asociación señala que la reivindicación separatista "es una aspiración legítima, siempre que se mueva dentro de los cauces de la ley", pero que "en las comunidades mencionadas, estas aspiraciones son minoritarias, por más que se presenten a sí mismas como la encarnación de la verdadera esencia del "pueblo".


UNA SOCIEDAD COMO "LA SUDÁFRICA DE LOS 60"


"Ya que les gusta compararse con el malogrado Nelson Mandela, podríamos decir que, si los separatistas fueran blancos y los no separatistas negros, esta sociedad se parecería a la Sudáfrica de los sesenta: los blancos arriba y los negros abajo", apunta la asociación.

En esa línea, señala que en Cataluña, donde hoy se produce "la principal amenaza a la unidad de España", "el movimiento separatista es numeroso, pero no mayoritario", que trata "de retorcer la Ley para imponerse al resto de la población" y, que es una "reivindicación de las clases más poderosas en Cataluña, controla los mecanismos del poder local y se ha infiltrado en todos los órganos representativos".

De este modo, informa al Club de Prensa de que considera la convocatoria "un insulto a los españoles en su conjunto" y, en particular, a aquellos que, "siendo ciudadanos de las respectivas regiones desde las que acuden los convocados, no comulgan para nada con las aspiraciones y los objetivos que estos representan".

"Ellos sí que están viendo vulnerados sus derechos y alterada la normalidad de sus vidas", avisa la asociación, que pide al Club que, si no rectifica, ofrezca el foro a "personas o asociaciones de pensamiento contrario". 

COMENTAR

Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil