jueves, 27 de febrero de 2020 20:28
Politica

El Rey anima a los nuevos diplomáticos a proyectar valores de la Constitución: dignidad humana, libertad y democracia

|

González Laya apuesta por la formación permanente y la renovación del servicio exterior en la entrega de despachos a la 71 promoción

El Rey Felipe VI ha subrayado este martes ante la 71 promoción de diplomáticos que "los principios y valores que impulsan la política exterior de España" son los consagrados en la Constitución, de manera que al proyectarlos contribuirán a hacer "más universales el respeto a la dignidad humana, la libertad, la igualdad, la democracia, el Estado de Derecho y los derechos humanos".

También, ha subrayado, con su trabajo potenciarán "la defensa y promoción del Derecho Internacional y el fortalecimiento de unas relaciones pacíficas y de eficaz cooperación entre todos los pueblos de la Tierra", según ha señalado en el discurso con el que ha clausurado la ceremonia de entrega de los despachos a 32 jóvenes -14 mujeres y 18 hombres-- que ahora se convierten en "secretarios de Embajada".

Y les ha recordado que su labor, además de redundar en favor de los intereses y valores de España, incluye "el alto cometido de la asistencia y protección" de los españoles en el exterior. El Rey ha querido darles "de forma simbólica, la bienvenida al Estado" y ha celebrado que "la vocación de servir" siga "viva y atrayendo talento joven". "Cada día son más jóvenes, no sé que pasa", ha bromeado el jefe del Estado.

Por su parte, la ministra de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Arancha González Laya ha subrayado que es "esencial" que presenten "ante el mundo una España que da gran importancia a los valores, los valores de libertad, de diversidad, de igualdad, de apertura, de solidaridad". "Os invito a trabajar por vuestro país y sus ciudadanos defendiendo estos valores y contribuyendo al bienestar de los ciudadanos del mundo", ha afirmado.

"Sobre todo representamos a España, promoviendo los valores de la Constitución y poniendo el interés común sobre el propio, sabiendo que el avance del país redunda en beneficio de todos", ha dicho por su parte el embajador director de la Escuela, Fernando Fernández-Arias.

Tanto el Rey como la ministra y el director han dedicado palabras de felicitación y agradecimiento a los diplomáticos y a sus familias, consciente, ha dicho González, del esfuerzo personal y económico que supone opositar a un cuerpo superior de la administración, y les han recordado las circunstancias que dominarán su vida en el futuro, sometida a cambios "de casa, de país, de clima, de usos y costumbres, de condiciones de salud y seguridad, de lengua diaria".

Además, el jefe del Estado les ha recordado que como servidores públicos tienen el deber de desempeñar sus tareas "con arreglo a un código de conducta y a unos principios éticos fundamentales". Les toca, ha señalado, trabajar "en cuerpo y alma" por los intereses generales de los españoles.

El Rey ha reconocido la profesionalidad del servicio exterior español "en sus labores de diplomacia política, económica, de defensa, cultural y de cooperación internacional, así como consular", que él mismo y la Reina, y ante sus padres, han podido comprobar en sus viajes y ha confiado en que podrá volver a estrechar sus manos "en cualquier rincón del mundo" y agradecerles su compromiso con España.

UNA DE LAS PROMOCIONES MÁS PARITARIAS
Los nuevos diplomáticos son 18 hombres y 14 mujeres, una de las promociones más paritarias, según ha recordado la ministra, que ha incidido en que la promoción procede de todos los lugares de España y de universidades públicas y privadas: "Sois diversos como es nuestro país".

González, que asistía por primera vez a esta ceremonia, ha adelantado su intención de que la Escuela Diplomática, que está a punto de cumplir 80 años, prosiga su actual camino y siga modernizándose para convertirse en un centro de formación en excelencia del servicio exterior.

Aunque el oficio se aprende ejerciéndolo, ha reconocido la ministra, su análisis es que en una realidad que cambia permanentemente la formación es necesaria. A las nuevas generaciones, ha señalado, les corresponderá la renovación del servicio exterior.

Además, ha recalcado que el mundo está en plena transformación, y ha mencionado el Brexit, "empujado por un movimiento político radical de nacionalismo extremo", alentado por grupos que "siembran dudas sobre la democracia, el Estado de Derecho y su validez, en Europa y en Estados Unidos". Entre los grandes problemas, ha mencionado las pandemias, el reto tecnológico, el reto demográfico, la proliferación nuclear o la amenaza terrorista y ante todos ellos ha apostado por un "multilateralismo más fuerte" pero adaptado a la realidad actual, muy distinta de la de hace 75 años

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil