lunes, 17 de febrero de 2020 22:03
Ciencia e investigación

Un enorme agujero bajo un glaciar de la Antártida podría producir una subida del nivel del mar catastrófica

|

Thwaites Glacier Nasa OIB Jeremy Harbeck


Especialistas han descubierto un enorme agujero en el llamado glaciar del día del juicio final de la Antártida, lo que sugiere que podría estar derritiéndose incluso más rápido de lo que los científicos han temido durante mucho tiempo.


La enorme cresta de Thwaites elevaría el nivel del mar hasta un metro si se derritiera completamente, lo suficiente para sumergir las principales ciudades costeras del mundo.


Debido a que el trozo -del tamaño de Gran Bretaña- actúa como una barrera que protege la vasta Antártida Occidental, su derretimiento también desestabilizaría toda la región al exponerla a aguas más cálidas.


Ahora, los científicos dicen que una cavidad debajo del glaciar es mucho más grande de lo que se pensaba, lo que lo hace mucho más vulnerable al colapso.


El hueco, en total, tiene unos 8 kilómetros de largo y más de 300 metros de profundidad, lo que representa la pérdida de unos 14.000 millones de toneladas de hielo.


"El tamaño de la cavidad es sorprendente, y, a medida que se derrite, está causando que el glaciar retroceda", dice Pietro Milillo, un científico de la NASA que dirige la nueva investigación sobre los Thwaites.


Encabeza un equipo que analizó los datos recogidos por los satélites italianos y alemanes, así como la propia Operación IceBridge de la NASA, un programa en el que aviones equipados con un radar de penetración de hielo vuelan sobre las regiones polares.


Los investigadores esperaban ver una pérdida significativa de hielo, pero la escala del vacío fue un shock, sostiene Milillo.


Los hallazgos -publicados en la revista 'Science Advances'- llegan cuando un equipo de científicos mundiales comienza el mayor proyecto de investigación jamás emprendido sobre el glaciar.


La International Thwaites Glacier Collaboration -un esfuerzo de cinco años y casi 45 millones de euros  dirigido por el Reino Unido y EEUU- tratará de entender por qué el glaciar está cambiando tan rápidamente.


Utilizará robots y estaciones meteorológicas oceánicas, así como más de una docena de focas equipadas con sensores, para recoger datos sobre el hielo y el agua circundante.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil