martes, 26 de octubre de 2021 00:50
Economía

​El coronavirus pone a las orquestas al borde del abismo: “Queremos volver a celebrar nuestros eventos cuando existan todas las garantías"

|

¿Cómo de cerca está Galicia de quedarse sin orquestas? Galiciapress charla con Merchy Treviño, presidenta de la Asociación de Empresarios da música da Verbena Galega (ASEVEGA), que desgrana la situación actual del sector, que es junto con la hostelería y el turismo de los más golpeados a medio y largo plazo.


Uno de los motores económicos del verano en Galicia, el mundo de la verbena se encuentra a día de hoy pendiendo de un hilo. Si hace unos días músicos y la dirección de Gaias Eventos, agencia encargada de representar a las principales orquestas del país, auguraban una estocada mortal si la administración pública no socorría al sector, desde ASEVEGA recalcan la necesidad de contar con el favor de los gobiernos para intentar salvar un año crítico. “Esta máquina se ha vuelto grande e incontrolable, y ahora toca repararla, ya que sorprendentemente se ha parado”.


Panorama

La orquesta Panorama, en uma imagen de la CRTVG


Aunque los datos parecen advertir que nos encontramos en la recta final de la crisis, los expertos recalcan que el fin de las restricciones llegará de forma escalonada, y que los grandes eventos serán los últimos en tener el visto bueno para su celebración. Esto supone para las fiestas gallegas, de cumplirse los pronósticos, un verano en blanco en el mejor de los casos, con el consecuente impacto en la economía, ya que las verbenas son a su vez un impulso para el turismo y la hostelería.


Desde ASEVEGA trabajan para minimizar el golpe, y si bien su presidenta, Merchy Treviño, reconoce que hasta hace poco mantenían una postura prudente a la espera de acontecimientos, ahora ya se encuentran manos a la obra. “Hace varias semanas que nos hemos puesto a trabajar por si no fuese posible salir a hacer nuestra campaña de verano. A través de nuestra asociación hemos solicitado a la Xunta de Galicia un paquete de medidas para ayudar a paliar las enormes pérdidas que esta situación generará, como lógicamente lo han hecho el resto de las empresas de los diferentes sectores económicos de este país”, argumenta.


La situación en la industria no es distinta a la que atraviesan el resto de sectores, aunque en el caso de la verbena muchos empresarios pueden ser víctimas directas del coronavirus. “Nos enfrentamos a enormes pérdidas”, admite Treviño, que aunque no se atreve a dar cifras concretas, adivina el cierre definitivo de muchas empresas y que otras tendrán que “replantear sus negocios”. “Supondrá un antes y un después en la historia de la verbena, con los pros y los contras que esto conlleva. Somos conscientes de que nuestra actividad no es un servicio de primera necesidad y eso nos va a poner en la cuerda floja”.


AYUDA A LAS COMISIONES DE FIESTAS Y TRASLADO DE FECHAS

Al no ser un servicio fundamental, las orquestas, que ya habrían comenzado su temporada en la mayoría de casos, ya afrontan lo que resta de año con números rojos. La única salida sería mantener las actuaciones futuras de los meses de verano, algo que poco a poco se va cayendo, ya que muchas comisiones de fiestas y gobiernos locales han optado por cancelar las actuaciones.


“Se ha intentado buscar en el aplazamiento de los eventos un modo de salvar la temporada, manteniendo la esperanza, dentro de la prudencia, por si la situación revertía en algún momento. Pero llegados a este punto vemos muy complicado que las fiestas se puedan llegar a celebrar debido a la gran afluencia de público que atraen y vemos muy improbable que las autoridades lo permitan, como es natural”, lamentan desde ASEVEGA, que también son conscientes de que el estado de alarma imposibilita la recaudación para las comisiones de fiestas.

Llegados a este punto vemos muy complicado que las fiestas se puedan llegar a celebrar debido a la gran afluencia de público que atraen y vemos muy improbable que las autoridades lo permitan 


Una recaudación que, teniendo en cuenta la crisis económica actual, se vería muy mermada. Por eso, desde ASEVEGA también han instado a la Xunta a tener en cuenta a las comisiones de fiestas y que estas puedan recibir ayudas. “Así podrían respetar las contrataciones que ya están hechas y trasladarlas para la temporada del 2021”, subraya.


No obstante, ¿es posible trasladar las fechas para el año próximo con unas previsiones tan desfavorables? Desde ASEVEGA llaman a la prudencia y a esperar a lo que marquen las recomendaciones sanitarias. “Queremos volver a celebrar nuestros eventos cuando existan todas las garantías de que nadie va a salir perjudicado”, puntualiza Treviño. Además, como apuntan algunos miembros del sector, el coronavirus obligará a una criba dentro del mundo de la verbena, de la que solo saldrán aquellas orquestas que cuenten con una notable fortaleza económica.


Habrá muchas empresas que no podrán soportar el parón y habrá otras que sí. Este sector en particular viene arrastrando muchos problemas desde hace varios años, ya que se encuentra en plena reconversión y las consecuencias de la pandemia supondrán la puntilla definitiva para muchos de sus componentes”, razona Treviño. A su vez, recuerda que hay orquestas se deshacen y forman una nueva y asumen eso como una constante dentro de esta industria. Del mismo modo, en ASEVEGA están convencidos de que esta crisis lo que no acabará es con la demanda. “Las fiestas no se van a dejar de celebrar, tienen un arraigo en las tradiciones muy profundo, afortunadamente. Todo es cuestión de tener la capacidad para aguantar o, por el contrario, saber reciclarse”, esgrime la asociación.


¿FALTA DE UNIÓN ENTRE LOS ARTISTAS?

Sin embargo, además de los empresarios, los que corren un riesgo real son los músicos y técnicos que forman parte del sector. Los artistas, algunos de ellos sometidos a un ERTE, critican el abandono por parte de algunos empresarios y reclaman un rescate para su actividad. Con todo, la falta de cohesión entre los músicos es uno de los lastres de esta crisis, según Treviño.


Las orquestas se han adherido a las diferentes asociaciones existentes para buscar asesoramiento y ayuda para llevar un camino profesional, pero los músicos en cambio siguen sin constituir un sindicato profesional que les represente en Galicia, que es una de las CCAA con mayor número de artistas. Y naturalmente es en esta situación límite cuando se nota más esa carencia, que a mi entender obedece a una desidia de muchos años por parte de ellos”, critica la presidenta de ASEVEGA.

Los músicos en cambio siguen sin constituir un sindicato profesional que les represente en Galicia, que es una de las CCAA con mayor número de artistas 


A renglón seguido, afirma que muchos jefes de orquesta se encuentran “en el mismo desamparo o incluso peor” por las deudas que acumulan y por un futuro en el que tendrán que rebajar los cachés en una guerra de precios donde el papel de los intermediarios deja a las orquestas en una “situación de desventaja”, en palabras de Treviño.


Por otro lado, en cuanto a la situación de los técnicos, desde ASEVEGA mantienen un discurso similar al ofrecido en su día por Gaias Eventos, que señalaban que estos profesionales se encuentran en un régimen de cotización distinto al de los artistas y que esto cambia su situación. “De todos modos esta situación perjudica gravemente a todos los que nos dedicamos a este negocio. Creo que por primera vez en la historia de la verbena estamos todos al mismo nivel”.


“UNA CARRERA SUICIDA”

Con este escenario, desde ASEVEGA proponen como solución la ayuda de las administraciones públicas, aunque reconocen que es “poco probable” que estas asuman la totalidad de las pérdidas, “debidas esencialmente a las excesivas inversiones de macromontajes”, un aspecto que ya criticaron algunos músicos para este medio, que consideraban desproporcionada la inversión del sector en ese apartado.


“Gran parte de esta problemática viene de malas decisiones y arriesgadas gestiones de empresarios poco prudentes que llevan años forzando la maquinaria. Esta máquina se ha vuelto grande e incontrolable, y ahora toca repararla, ya que sorprendentemente se ha parado”, concluye Treviño, antes de advertir que este impasse también puede suponer una “oportunidad para sanear y reciclar un sector que lleva años compitiendo en una carrera suicida”.

COMENTAR

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil
CLABE